Reseña: “Drácula” de Bram Stoker

Jonathan Harker ha sido contratado por un misterioso conde que habita en un castillo de la lejana Rumania. Para Harker, ese viaje representa una inusitada aventura jamás imaginada en su honrosa y rutinaria vida como ayudante en un bufete de abogados.
La señorita Mina, prometida de Jonathan, es una mujer muy inteligente, bella y escrupulosa a quien le cambiará la vida radicalmente. El conde la acecha.
El conde Drácula es un hombre sabio, enigmático y eterno, cuya sed insaciable de venganza y poder lo ha llevado a desarrollar un plan para salir de su tierra milenaria hacia Londres en pos de nuevas almas.
Esta novela clásica de Stoker conjuga aventura, terror, misterio y por momentos desborda erotismo y sensualidad, lo que resulta sorprenderte en su época. Hoy sigue ofreciendo al lector sorpresa y fascinación dentro de la mejor literatura.

Opinión personal:

¿Les gustan las novelas de vampiros? ¿Se leyeron todo Twilight? ¿Toda Vampire Academy? ¿Vieron todas las temporadas de Vampire’s diaries? ¿Leyeron Drácula? ¿No? Entonces no han leído nada sobre vampiros.

Sí, así de tajante soy, porque si no han leído Drácula, ni Anne Rice se los perdona.

Sigue leyendo

Reseña: “El libro del día del juicio final” de Connie Willis

A mediados del siglo XXI, Kivrin, una audaz estudiante de historia, decide viajar en el tiempo para estudiar “in situ” una de las eras más mortíferas y peligrosas de la historia humana: la Edad Media. Pero una crisis que enlaza extrañamente pasado, presente y futuro atrapa a Kivrin en uno de los años más peligrosos de la Edad Media, mientras sus compañeros de Oxford en el año 2054, atacados de repente por una enfermedad desconocida, intentan infructuosamente rescatarla. Perdida en una época de superstición y de miedo, Kivrin descubre que se ha convertido en un improbable Angel de Esperanza durante una de las horas más oscuras de la historia.

Opinión personal: 

Desde que en 2012 comencé en serio a leer ciencia ficción, el género me ha atraído bastante. Y me he encontrado con verdaderas joyas de este tipo de literatura. Una de ellas es Doomsday book, o El libro del día del juicio final, de Connie Willis. ¡Esto sí que es ciencia ficción, señores! Tomen nota todos quienes quieran escribir algo de este género literario.

Mujer del medioevo

Al grano, el libro parte con un “lanzamiento” hacia el pasado de una historiadora, Kivrin, quien súper interesada en la edad media, decide enfrentarse sola a este pasado calificado como un 10 en cuanto a riesgos posibles. En la escala de 1 a 10, 1 es sin riesgo, y 10 es mejor ni te acerques. Sin embargo, Kivrin va hacia 1320, un año considerado un 9.

A pesar de que es advertida por uno de los profesores de la Facultad de Historia de la universidad de Oxford, Dunworthy, Kivrin, obsesionada con la edad media, prefiere no hacer caso. Lo malo es que cuando llega al supuesto 1320, las cosas no se disponen tan fáciles como ella pensaba.

El libro aborda también el tema de la peste negra que asoló a Europa durante el siglo XIV, con tal maestría, que una hasta siente pena por aquellas personas.

Por otro lado, en la actualidad, y en pleno siglo XXI, el caos se desata cuando un extraño virus se propague por todo Oxford, y las comunicaciones entre Dunworthy y Kivrin se vean realmente afectadas.

Concuerdo con lo que aparece en la crítica respecto a la obra de Willis. “Una mezcla, inteligente y satisfactoria, de la ciencia ficción clásica con la mejor reconstrucción histórica”, Publishers Weekly. La trama, tan intrincada y extensa como parece a simple vista, es en realidad tan apasionante y satisfactoria, que parece que viviéramos el viaje en el tiempo como si no fuera más que ir de un lado a otro, y la edad media se nos presenta de forma tal real que, a pesar de todo, morimos por quedarnos a vivir allá.

Grabados de la peste negra en la Edad Media

Sin convertirse en una crítica despiadada a la Iglesia, Connie Willis logra introducirnos en la moral de ambos siglos, el XIV y el XXI respecto a este tema, dejando en claro que, a pesar de todo, las cosas no han cambiado tanto a lo largo del tiempo. Además, los personajes juegan un papel esencial a la hora de llevar esta moral a la vista del lector, ya que sus diálogos dicen incluso más de lo que la autora nos describe.

Otro punto destacable y que hace que ame a los autores cada vez que leo algo así: la intriga tan bien desarrollada en la historia. Todo el tiempo una está con la sensación de que no tienes idea qué va a pasar, o de dónde saldrán las respuestas o por qué se dan las cosas como tal. De verdad, los giros en su mayoría son totalmente inesperados. ¡Te comerás las uñas!

Primera edición de Doomsday book

Destaco el que los personajes, a pesar de ser muchos, son claramente distinguibles entre sí. Me entretuve mucho leyéndolos, sobre todo a la señora Gaddson, a quien todos odiaban por llevar “la palabra de Dios” de forma tan macabra a los enfermos. Me recordó un poco a un personaje de Stephen King, en la Niebla (Mrs. Carmody)

Mi otro personaje favorito fue Colin, el sobrino-nieto de Mary Arehns, doctora en el Hospital de Oxford, quien se hace muy amigo de Dunworthy y le ayuda a traer de vuelta a Kivrin. Además, el padre Roche, sacerdote de la pequeña aldea donde la protagonista pasa sus días, y que logró sacarme más de una lágrima; la pequeña Agnes, Rosemund, lady Elywis, etc. Son tan variados, pero tan bien logrados, que no decepciona ni nos parecen personajes de cartón.

Un detalle exquisito para la historia, pero que no abruma ni aburre, un ritmo muy bien logrado, un poco de humor, un poco de acción, algo de romance (muy poquito) y sobre todo, esas ganas terribles que te dejan de que los viajes en el tiempo fueran reales. ¡Altamente recomendable!

Sobre la autora:


Constance Elaine Trimmer Willis (31 de diciembre de 1945 ), más conocida comoConnie Willis, es una escritora estadounidense de ciencia ficción.

Se inició profesionalmente como profesora de enseñanza media antes de dedicarse a la literatura, en la que comenzó publicando relatos en antologías durante de la decada de los 70 del pasado siglo. Posteriormente adquirió fama como novelista en 1987 con Los sueños de Lincoln, ganadora del John W. Campbell Memorial de 1988. En esta novela la protagonista experimenta un enlace mental a través de dos siglos con el general Lee y comparte sus ansiedades respecto al final de la guerra de Secesión.

En 1992 publica su obra más conocida, El libro del día del Juicio Final, con la que ganó los tres premios más importantes del género: el Hugo (1993), premio de los lectores, el Nébula (1992), premio de los escritores del género, y el Locus (1993), premio de una importante revista de ciencia ficción y fantasía. Al igual que la anterior, esta historia utiliza el viaje en el tiempo, esta vez físico, y nos retrata unos días del siglo de la Peste Negra a través de una historiadora “de campo” de la universidad de Oxford. Paralelamente, la narración sigue los acontecimientos que su mentor y los demás habitantes de Oxford padecen mientras ella está en el pasado.

Su carrera ha continuado con éxito, como ejemplifican sus otros dos premios Locus, concedidos por sus novelas Tránsito y Por no mencionar al perro. Esta última le valió también otro Hugo en la categoría de novela. En categorías de narraciones más breves (novela corta, cuento) ha recibido también 8 Hugos y 5 Nébulas a lo largo de su carrera, lo que la sitúa entre las mejores cultivadoras de estas formas literarias breves del género.

Su obra se caracteriza por una prosa agradable en la que maneja hábilmente la emotividad y que está habitualmente salpicada de un fino humor. Algunas de sus novelas más importantes (Los sueños de LincolnEl libro del día del Juicio FinalPor no mencionar al perro) y varias narraciones breves tratan del viaje en el tiempo, pero la autora ha explorado otros temas como la investigación científica (Oveja mansa, 1996), las experiencias cercanas a la muerte (Tránsito, 2001), el retoque informático de películas (Remake, 1994), la exploración de un planeta (Territorio inexplorado, 1994), etc. Sin embargo todos ellos son más bien utilizados como meros escenarios, resultando de mayor importancia el cómo permiten introducir reflexiones sociales o profundizar en la psicología de los personajes.

También ha escrito fantasía, por ejemplo en Espíritu de la Navidad recopila varias historias de este género al tiempo que declara en su introducción su pasión por la Navidad y todo lo relacionado con ella.

Actualmente vive en Greely, Colorado, con su marido, Courtney Willis, profesor de física en la Universidad del Norte de Colorado, y con la hija de ambos, Cordelia.

Biografía tomada de Wikipedia.org