Reseña: “Partials, la conexión” de Dan Wells

En 2076, en un mundo devastado por la guerra, los seres humanos están al borde de la extinción y la clave de la supervivencia está en manos de una chica de 16 años.La Humanidad está a punto de desaparecer tras haber perdido la guerra con los Parciales (seres creados con tecnología genética, idénticos a nosotros). Los humanos sobrevivientes fueron reducidos a unos pocos miles por el RM, un virus letal utilizado como arma biológica, al cual solo parte de la población es inmune. Los habitantes se concentraron en Long Island y, aunque los Parciales se han retirado misteriosamente, su amenaza persiste. Pero lo peor es que en once años no ha habido un solo bebé que haya sobrevivido al RM.
Kira Walter, una estudiante de medicina de dieciséis años, se encuentra en la línea de fuego en esta batalla. Es testigo de los estragos que causa el RM y también de las leyes de embarazo obligatorio, que han llevado a la ciudad a las puertas de una guerra civil. En la desesperada búsqueda por salvar la continuidad de su raza, Kira descubrirá que la supervivencia de humanos y Parciales dependerá de sus esfuerzos por comprender la conexión entre ambos, algo que el mundo ha olvidado… o quizás nunca supo que existía. En el camino develará varios misterios y un secreto que va más allá de las luchas por el poder, el control y la conservación. ¿Rebeldía u obediencia? ¿Autoritarismo o revolución? La respuesta parece ser una sola: libertad. Pero, ¿a qué precio?

Opinión personal: 

Entre las distopías que merecen la pena está Partials, la conexión, del estadounidense Dan Wells. Una de tantas, que sin embargo se lleva las palmas al saber manejarse con maestría entre los tópicos de la ciencia ficción, sin llegar a ser aburrida o muchas veces vista.

Kira Walker es una enfermera en la maternidad de Long Island, dónde la mayor parte del tiempo ve como los recién nacidos mueren a las pocas horas, sin que hayan encontrado la cura a aquello que los aqueja: el virus del RM. Un virus que mató al 99% de la población y que dejó a los sobrevivientes en esta pequeña isla estadounidense. Kira tiene 16 años (la edad común entre la mayoría de las protagonistas de esta nueva generación de novelas), un grupo de amigos que también han sobrevivido al virus y que están “conformes” con la vida que les ha tocado hasta ahora. Sin embargo, Kira quiere más… sobre todo cuando se entera que su amiga está embarazada.

Y es que la inmejorable medida para que la población crezca y se pueda hallar una cura contra el virus, es que las chicas se embaracen al llegar a los 18, ya sea con una fecundación natural o una asistida. Da igual, la idea es tener millones de posibilidades de encontrar, de entre todos los bebés muertos, uno que sea capaz de sobrevivir al virus, y que le dé esperanza a la disminuida humanidad.

Sigue leyendo

Reseña: “Coma” de Dianna M. Marquès

En el año 2012, una extraña enfermedad que sume a todos los niños en un largo coma se apodera del planeta.
Siete años después, despertarán solos en un mundo en el que la naturaleza ha devorado a la civilización.
Sobrevivir no será fácil en esa nueva realidad.
A la lucha contra sus más primitivos instintos, se sumarán intensos sentimientos, relaciones complicadas y una desconocida amenaza que cambiará el futuro de la Tierra.

Opinión personal:

Creo que he estado leyendo mucha distopía y eso genera altas expectativas en los libros que vas consumiendo a medida que lees más y más. Casi en los inicios de este blog les había comentado de Dianna M. Marquès, escritora española que se autopublica, y cuya primera novela Alma inmortal leí a través de mi kindle. Y como me gustó, me atreví con este segundo libro que nada tiene que ver con vampiros.

La tierra sin humanos

En este libro Dianna experimenta con la distopía, el relato futurista y la conciencia ecológica. Sus protagonistas, ocho jóvenes que se quedaron dormidos durante su niñez por más de siete años, despertarán en un nuevo mundo donde los adultos no existen y deben aprender a sobrevivir en él, a pesar de las dificultades. Sin embargo, pronto comienzan a suceder extrañas desapariciones que ponen en alerta a su protagonista, Haley.

Calificar este libro me supuso una disyuntiva. Por un lado, esperaba un poco más de la historia, pero con ello tampoco quiero dar a entender que el libro sea malo o mediocre. Sí creo que tuvo un error de entrada que terminó por no cuadrarme e hizo que una parte del argumento pareciera una mera excusa para instalar la historia de amor principal.

Dianna firmado un ejemplar de Coma

Les cuento un poco, sin dar demasiados detalles. En el principio, todos los adolescentes (menores de 18 años) se quedan dormidos de un día para otro, y nadie tiene idea por qué. El problema sucede cuando, ya a mitad del libro, te explican el por qué de estas reacciones. No hubo al inicio ninguna pista que te haga entender que el problema con el medio ambiente es grande y que la vida en la tierra se está a terminando a causa de ello. Podríamos dar por sentado el hecho… porque vivimos en un planeta sobrepoblado y contaminado, pero no hay una referencia clara en el libro. No podemos suponer que en la ficción está pasando lo mismo que en la realidad, incluso si nos dicen que la ciudad en la que se ambienta el libro es la misma que en la que vivimos. No sé si me explico. Existe un tema de verosimilitud que aquí se pasa por alto, quizá sin pensarlo, y que afecta al resto del argumento.

Por ello la explicación final queda casi como una mera excusa para incluir en ella la historia de Haley y Justin, además de la de su hermano Jake y los demás chicos. Historia de amor que me pareció común y algo intrascendente fuera de este libro. “It was ok”, como le puse en la calificación de Goodreads. Haley es una chica que en un principio tiene 13 años, y para cuando despierta del largo sueño, ya cuenta con 20, aunque sigue manteniendo su mentalidad de niña, sobre todo al principio (se entiende que crecer de golpe no implica que con ello madures de golpe también). En esta nueva tierra comienza una relación, primero tirante luego algo edulcorada, con Justin, un chico que en realidad no debió haberse quedado dormido, porque cuando sucedió ello él tenía 18. Pero se explica que sufrió un accidente y quedó en coma de forma tradicional.

En realidad la historia de los personajes se queda en “bien”. Tal como dije antes, “it was ok”, pero no más.

Ahora, se presenta la novela de esta forma:

Sobrevivir no será fácil en esa nueva realidad.

Y… no sé si sobrevivir les fue tan difícil. No les contaré detalles, pero grandes hazañas no hicieron los personajes como para decir que se trata de una novela de sobrevivencia. Bueno, eso queda a juicio de cada uno.

Sí destaco que la novela sea rápida y de ritmo constante, entretenida, que es uno de los requisitos mínimos de la literatura actual. Hermosa la presentación del libro, los interiores, la elección de la tipografía, todo. En eso Dianna se destaca.

Recomendada para: lectores que buscan historias de amor juveniles, entretenidas, clichés y demás.

No recomendada para: lectores que buscan ciencia ficción o distopía. En ello, Dianna, todavía estás al debe.

Pero es un buen inicio.

Mi calificación en Goodreads: 2/5

Sobre la escritora:

Dianna M. Marquès

Dianna M. Marquès nació en Barcelona el 11 de mayo de 1980. Desde muy pequeña empezó a mostrar sus habilidades artísticas cono el dibujo y, poco después, combinó esa pasión con la escritura, creando novelas gráficas de pocas páginas que regalaba a sus seres queridos…

Más info en: Goodreads Dianna M. Marquès