“Námanor” de Aldo A. Berríos

Portada_kindle3Bienvenidos a un mundo fuera del tiempo
Námanor es un reino mágico, una civilización repleta de optimismo y majestuosidad encapsulada en medio del tiempo. Este paraíso pondrá a prueba su gente, disolviéndolos con un fuego nacido de la ambición. Sin embargo, en el horizonte despertará una sombra para cambiar el curso de la historia, un poderoso y ancestral ser que se codea con las montañas.

Aldo A. Berríos construye un universo fantástico que exige un lector valiente, dispuesto a acompañarlo en una aventura tejida por invenciones prodigiosas, profecías, fenómenos de diversa índole y alteraciones de nuestro sentido del tiempo. Tras la última página, aguarda el premio reservado a quienes conquistan el verdadero oro de los mitos: la madurez de la propia conciencia.

Páginas: 170

Formato: papel / digital

Editorial: Forja.

Tuve que leer “Námanor” dos veces, lo confieso. La primera vez en papel, cuando me lo prestaron (¡gracias, Naty Pino!) y ahora en digital. Y ahora que lo leí en digital, entendí muchas más cosas que antes.

¿Saben ustedes lo importante que es que un libro esté bien construido, que el texto no se vea extensísimo y que no canse la vista el solo mirar una página? Bueno, con este libro me pasó eso.

Pero dejemos de lado el tema “maquetación”, del que podría estar despotricando el día entero, y pasemos a la acción.

Sigue leyendo

Anuncios

Reseña: “Sirens” de Nia Belles

Estrella perdió a su madre siendo muy joven.
Salieron a nadar la víspera de su décimo cumpleaños y solo una de ellas regresó.
Estrella apareció sola, varada en la arena, en una barca repleta de lavanda —la flor favorita de su madre— y sin ningún recuerdo de ese día.
Al amanecer, la arrancaron de su hogar y de su tierra, mandándola a vivir con sus tíos a América.
Ahora ha cumplido dieciocho años y nada puede detenerla de hacer realidad su sueño, «regresar a la bella y verde Irlanda que la vio crecer».
Aunque ella no sabe que nada es lo que parece.
Lo que está por descubrir puede cambiar su vida para siempre.

Opinión personal:

La frase “No juzgue al libro por su portada” es muy cierta. Y aplica bastante en este caso.  Sirens, de la escritora española Nia Belles, me llamó siempre la atención por su portada, en colores azules, muy bonita, etc. Lo malo es cuando lo de adentro a ti no te parece tan bonito. Por lo general también creo que soy muy exigente con lo que leo, y lo que a unos les puede parecer una maravilla, a mí me parece un bodrio. No, en este caso la historia no llega a bodrio… para nada, sin embargo, queda muy al debe en varios aspectos.

La historia que nos cuenta Nia Belles, habla de una chica de dieciocho años llamada Estrella, que después de vivir por ocho años en Kansas, EUA, se muda a recuperar su pasado en la siempre verde Irlanda. Le han contado algo muy importante respecto a su madre (que murió cuando Estrella tenía diez, en un extraño accidente en el mar) y la muerte también de su padre. Se queda entonces en la que fuera su casa de niñez en el pueblo de Sirens y acepta el trabajo que le ofrecen en una tienda de recuerdos.

Y aquí comienza el camino pedregoso hacia la nada…

Sirens tiene una debilidad. A mi juicio no tiene un enganche seguro en las primeras páginas (lo de la madre y el viaje express a Irlanda no llamaron mi atención), y su lectura se hace pesada conforme avanza. El argumento pretende ser original al hablar de sirenas, y sin embargo, no vi sirenas de ningún tipo durante la primera parte de la novela, cosa que me tenía bastante hastiada. Si hubiera que definir Sirens por su primera parte, les aseguro que es solo una novela adolescente mal contada y ñoña, por cierto.

Contada en primera persona, como si se tratara de un diario de vida, Estrella casi no da cabida a los diálogos de otros personajes.  Y peor aún, se dedica a comentar detalles que de verdad a nadie le interesan.

“Debo decir que, llevando leído casi un 30% del libro, me siento como la jueza preguntándole al abogado defensor: “¡¿Por qué esto es relevante?!” O mejor dicho, como buscando una aguja en un pajar. En una inmensa montaña de paja.”

Esa es la sensación que experimenté durante toda la primera parte.

Los personajes que van apareciendo son bastante simples, arquetípicos, y sobre todo… HERMOSOS. ¡Señor, ¿qué habré hecho yo para merecer tamaño castigo?! En serio, ¿por qué las novelistas de ahora se empeñan en narrar personajes que parecen salidos de revistas de moda? ¿Desde cuándo un requisito para que tu personaje sea buen personaje es que se convierta en un Adonis? Y más, tomando en cuenta que las sirenas (salvo Ariel de Disney, que en realidad no cuenta porque… bueno, es Ariel) son criaturas mitológicas que en realidad encantaban por su voz y no por su apariencia física. ¡Hollywood, ¿qué has hecho con la literatura juvenil?!

En fin, fuera de ello, la narradora se empeña en contarnos las distintas variedades de verde que reflejan los ojos de Evel o las de azul (si mal no recuerdo) que tienen los ojos de Ulien, los focos amorosos de esta. Y se la pasan de celebración en celebración, intentando parecer patosa mientras todos le dicen que no, que es especial y bella. Like a Mary Sue.

Ya para la segunda parte de la historia, donde aparecen las sirenas, pensé que esta tomaría vuelo. Y sí, remonta un poco, los diálogos se vuelven más fluidos, y una se empieza a interesar por el tema.  Pero la narradora vuelve al tema de las fiestas, al de la descripción tediosa, donde ocupa al menos 2 páginas para describir lo fastuosa que es la casa de su amigo Ulien, y los sirvientes, y las paredes, las ventanas, la cocina, etc.

Hay desarrollo de la sociedad sirenense, sí. Pero queda muy en lo anecdótico, se plantea casi como si lo leyera una en una revista y dijeras: “Oh, qué entrete”. Nada más.

¿Y el clímax? Pues se parece bastante a lo que vi en la película The Host. (No, no he leído el libro). Me refiero a que el momento de la “batalla” es algo plano y precipitado, resuelto en un dos por tres, como si todo fuera fácil en la vida. Eso sí, Nia nos explica que las sirenas no son de guerras, por lo tanto sus conflictos los resuelven a través de la palabra. Ok, justifica un poco lo fácil del asunto.

Uno de los puntos débiles de Sirens es la forma en que Nia narra la historia.

Y como último tema a mencionar, aunque ya lo había tocado antes: es mejor hacer las cosas que decir que las haces. Hablar y hablar de que yo hice esto, fulanito hizo esto otro, sultanito dijo aquello… pero no dejar hablar a los personajes, fue un tema que creo que le juega en contra a Sirens. Podría haber fortalecido la historia el que el lector pudiera entender a los personajes más por sus diálogos que solo por lo que Estrella piensa o ve, de seguro eso le habría sumado puntos al relato.

No le das autonomía a los personajes, que en este caso son muchos, porque no hablan por su propia voz. Sí, es cierto, hay algunas partes en donde el diálogo fluye mejor, y eso lo agradecí bastante, porque ahí sentía que la cosa avanzaba. Pero luego se vuelve al tópico de antes y la trama aburre.

No la considero una mala historia, pero sí una que queda muy al debe en muchos aspectos. Creo que le hace falta equilibrio y otra manera de narrar, en mi opinión.

Calificación en Goodreads: 2/5

Sobre la autora: 

Me llamo Nia Belles, nací en Valencia un mes de Marzo, ¡por descontado soy Piscis!

Viví mi niñez y adolescencia en Canals. Y a los dieciocho años con las mismas ansias de independencia que la protagonista de Sirens me instalé en un pueblecito encantador de la Vall d’Albaida. Allí he residido hasta ahora con mi marido, mi hijo, dos gatos con sobrepeso y cinco hamsters.
Sirens es mi primera novela, y como no puedo ser breve en nada vendrá seguida de tres secuelas; cada una será autoconclusiva y se situará en un periodo de tiempo y lugar diferente saltando de Irlanda al Norte Este y Oeste de España. Dándonos a conocer a lo largo de cuatro volúmenes toda la crónica de Las Familias del Mar y la Llama.

Biografía en Letras de encuentro.

Reseña: “Realidades paralelas. La expulsión del Templo” de Alejandro Vilches A.

“Realidades paralelas. La expulsión del templo” de Alejandro Vilches A.

En el universo, esa insondable y enorme masa que contiene la vida; vacío a simple vista y más negro que cualquier otra cosa, subsisten seres cuya única misión es destruir la humanidad. ¿Crees en los Ángeles?¿Qué me dices de los demonios? ¿Alguna vez has sentido miedo? Un Complot, un plan que falla y una despedida, son suficiente para que el portal se abra y los demonios inicien la búsqueda. Será perseguido, atacado y descubrirá que las palabras y la fe no siempre son efectivas. Cuando dos realidades se mezclan las convicciones se ven trastocadas, mientras que la mayoría de los hombres decepcionan? El tiempo continuamente está cambiando? y la vida adquiere muchos e inesperados matices. Tendrá que confiar en sí mismo y aprender a hacerlo en sus amigos, y no podrá olvidar que sus decisiones ahora afectarán a dos mundos; Lidermia y la Tierra. Porque para ser recibido en el lugar al que siempre debió pertenecer, antes tendrá que cumplir con el propósito que El Dios Único tiene para él, en su actual hogar. Realidades Paralelas, La Expulsión del Templo. La fe también puede ser reescrita.

Página del autor: www.alejandrovilches.com

Opinión personal:

Me había perdido, lo sé T_T Pero ya estoy de vuelta. Y tengo un coterráneo para reseñar, así que aquí va.

Le dí un 3.5 en Goodreads, es decir un “me gustó” tirando a “me gustó mucho”.  Para ser la primera novela de Alejandro, el relato está bien contado. Nos enfrentamos aquí a una novela que pretende ligarse al género fantástico, una novela de iniciación (del héroe), de narración correcta y amena.
Desligándome de la info que tengo a mano acerca de la creación de la novela, y evaluando sólo lo que se lee en ella, me atrevo a decir que para ser la primera incursión en el género, Alejandro parte con el pie derecho. No sé si pisando fuerte, pero sí con paso seguro, lo que invita a querer leer algo más de este nóvel escritor chileno.
La trama es simple: un muchacho es elegido para enfrentarse al demonio luego de ser expulsado de una comunidad, y de que conociera el origen de su existencia, regida por una antigua profecía.
Los primeros capítulos me descolocaron, debo confesarlo. Sobre todo el primero que es algo confuso, pero no es la idea calificar la novela por el primer capítulo, que suele siempre ser el más débil.

Ángeles v/s Demonios

Arturo (o Arthur), dependiendo del contexto, es un joven que ha sufrido de todo en su vida, desde la mala relación con sus padres y su hermano, hasta el rechazo de su comunidad. En este mar de preguntas acerca de su condición, Arturo conoce a Sara, una mujer que dice provenir de Lidermia, una realidad paralela a nuestro mundo, donde Arturo es considerado un salvador. Ella le dará a conocer su misión, sus poderes especiales y uno que otro secreto escondido en tan extraña tierra.
En general me gustó la novela, eso no puedo negarlo. Pero me quedé con gusto a poco en ciertas cosas.
La definición de la comunidad podría haber sido más clara. En el inicio pensé que la comunidad estaría ligada a los poderes de Arturo, es decir, que todos en ella poseían algún tipo de poder que los ligaba a la caza de demonios, y que estaban regidos por este augur, que dicho sea de paso, es un título que se le da a un sacerdote que practica la adivinación. Pero en general la comunidad no tiene una misión definida en este libro más que ser los seguidores de, creo, el Dios único. Eso tampoco me quedó claro… puede que no lo haya comprendido, pero tiendo a pensar que sí.
Lo otro que no me terminó de cuajar fue la real importancia de Lidermia. Salvo que en ella se encuentra la verdadera razón del nacimiento de Arturo, creo que hizo falta afianzar un poco más la relación Lidermia-Tierra, es decir, que hubiera una verdadera influencia entre ambas realidades.
Creo que Alejandro podría haber sacado más provecho de este mundo paralelo, podría haberlo construido con más detalle, con algo que lo definiera y diferenciara realmente de la tierra, aunque se pareciera mucho a ella (por eso te recomendé leer a Philip Pullman, Alejandro):D

Lo que no alcancé a reseñar en Goodreads, lo pongo como bonus track aquí. Es decir, creo que no me expliqué bien en algo. Lo de Lidermia y toda esta gama de ángeles y demonios (porque, olvidé decirlo, hay una guerra entre ángeles y demonios) está contado bien superficialmente. No digo que esté mal contado, pero siempre tiendo a pensar que estos temas podrían profundizarse un poco más, o que podría echarse mano de un sinfín de cosas que abarca este mundo, pero aquí Alejandro decidió irse por la segura. Lo que tampoco está mal, pero… no sé si me comprenden.

Sin embargo los escenarios de batalla son dignos de destacar, bastante bien construidos, acciones rápidas, precisas, buen ritmo en ellas, etc. Hay claridad a la hora de “mirar” estas batallas desde el asiento del lector, lo que no muchos consiguen.

Lo original aquí es que los hechizos y maldiciones están en nuestro lenguaje común, no en latín ni en lenguas extrañas que otros crean especialmente para eso. No es malo dejar al lector en claro las intenciones prácticas de los personajes. Aunque debo confesar que mi yo interior luchaba por quitarse los prejuicios de encima, dada mi costumbre a ver este tipo de cambios en otras novelas del género.

Otra cosa que creo que se puede corregir, es el uso de onomatopeyas durante la narración. Claramente este no es un libro para niños, lo que no fuerza al narrador a contar que ¡Paaaf! alguien se cayó, se cortó, se golpeó con algo, etc. Creo que está de más este elemento que, si bien no hace daño en la narración, podría haberse limpiado.
Me gustaría que en una próxima ocasión Alejandro pudiera arriesgarse un poco más con la historia y salir del cauce seguro que implica una historia fantástica. Ah! Y que los personajes no sean tan blancos y negros. Arturo por ejemplo, es lo más bueno y sufrido que hay, y aunque intenta ser malo a veces, no termina de resultarle. Más matices, por favor. El mundo está lleno de claroscuros.
Y nada, les invito a darle una oportunidad a este libro que sin duda es un buen inicio para Alejandro y que, leyendo todavía más del género, podrá pulir y dejar a muchos con la boca abierta.

Sobre el autor:

Alejandro Vilches

Nace en la ciudad de Concepción el 20 de Octubre de 1977. Extremadamente sensible y tímido, a temprana edad encuentra una vía de escape por medio del arte. Primero fueron dibujos, luego canciones, poemas, o como él solía llamarlos “pensamientos”.

El año 1994, alentado por su profesora de comunicación lingüística, participa en el concurso provincial de poesía en conmemoración del día internacional de la tierra donde, para su sorpresa, obtiene el primer lugar.

Luego de eso, y quizás por miedo, abandonó las agendas y cuadernos donde garabateaba poemas y se refugió en los libros. Necesitaba aprender, no quería volver a sentirse pobre, de palabras y de espíritu. No poder describir aquello que su mente imaginaba lo transformaba en un deformador de visiones inconcretas, que sólo servían para ocupar páginas a medias y que nadie más que él lograba comprender.

Durante varios años se dedicó a escribir canciones, que solamente sus más cercanos han escuchado, incursionando ocasionalmente en algún proyecto literario, pero nada de relevancia. Hasta que en el invierno del año 2008 comienza a escribir Realidades Paralelas. El período, que comprende casi dos años, se encuentra marcado por el robo del computador donde se encontraba el único respaldo del libro. Luego de esta pérdida abandona el proyecto por un período aproximado de ocho meses y para cuando lo retoma termina reescribiendo toda la historia.

Reseña: “La estrella” de Javi Araguz e Isabel Hierro

“La estrella” de Javi Araguz e Isabel Hierro

Los ojos del muchacho brillaron con intensidad, anunciando la inminente ruptura de la quietud. Lan sabía que tocar a un Caminante de La Estrella estaba prohibido, pero ahora ya no había vuelta atrás y sus destinos estaban irremediablemente unidos.
Hace siglos, una catástrofe convirtió el Linde en un lugar hostil; desde entonces, los supervivientes han aprendido a vivir aislados dentro de los límites seguros, pero a menudo el planeta cambia de forma y la gente se pierde para siempre. Tras un violento episodio, Lan, una valiente muchacha del Clan de Salvia, despierta en medio del desierto y es rescatada por su peor enemigo.

Opinión personal:

Me tardé bastante en terminar el libro, no porque no me gustara, ¿eh?, sino porque que soy una lectora de transporte público y hasta hace poco retomé mi vieja costumbre de leer en cama, así que avanzo lento. Pero creo que el leer a este ritmo también me ha ayudado a entenderlos mucho mejor y a saborearlos lentamente. En este caso mi primera impresión luego de terminar fue: ¡Quiero más!

Secuestrador, el otro protagonista de La Estrella.

Así es, La Estrella, de Javi Araguz e Isabel Hierro, un libro escrito a cuatro manos que cuenta la historia de Lan y un planeta casi al borde de la extinción. Lan es una chica de 16, que vive junto a su madre en Salvia, un pequeño clan dentro del Linde, que sufre las constantes embestidas de La Herida. Si luego de leer esto no entendieron ni un carajo, se los voy a explicar con manzanitas: así como lo entendí yo, esto es la tierra (con otros nombres y otras leyendas) luego de muuuuuchos años, de que las razas vivieran en perfecta armonía, y que la civilización ascendiera bastante en el camino evolutivo, y sin embargo su avance terminó por dañarla irreparablemente. Se suceden un sinnúmero de temblores y terremotos que, según su intensidad, hacen que  el planeta cambie su forma. Por eso, la gente de esta nueva tierra, del Linde, se establece en grupos pequeños, muy aislados unos de otros, en límites seguros, para no perderse en las constantes rupturas de La Quietud. ¿Se entiende más o menos? Ok.

Al inicio de la historia vemos a Lan intentar rescatar a un niño de su clan que se ha perdido en medio de una ruptura. Al dar con él, Lan cree que el hombre que está al lado del niño lo ha secuestrado. Este hombre es un Caminante, parte de un pueblo que carga con una maldición: si otro que no pertenezca a ellos lo toca, morirá. Así de simple y sencillo. A pesar de ello, Lan se enfrenta a él y rescata al chico para devolverlo a su madre. Los Caminantes son el único pueblo del Linde que, como su nombre lo dice, son capaces de hacer viajes entre pueblos ya que, según lo que popularmente se cree, tienen una especie de don o magia para guiarse.

Escena de “El fin de los tiempos” de M. Night Shyamalan

Lo que nunca me quedó claro, sin embargo, fueron los efectos de estas Partículas que salen cada vez que la Quietud se rompe. ¿A qué responde la locura al inhalarlas? Según el libro, si entras en contacto con ellas, tu cerebro se desconecta de alguna forma y terminas medio loco. Pero nunca se explica qué contienen estas partículas para que eso pase. Me recordó mucho a una película de M. Night Shyamalan, titulada en castellano como “El fin de los tiempos”, donde el polen que secretan las plantas y los árboles termina por desquiciar a la gente y atentar contra sus propias vidas. Pero es de esos argumentos que hasta el final repites una y otra vez… “bueno, ¿y por qué?” . Javi, Isabel, ¿habrá una real explicación a esta propiedad de las Partículas alguna vez?

Después de enterarse de que el Caminante que parecía haber secuestrado al niño salviano en realidad no tenía malas intenciones, Lan tendrá que trabajar con él, codo a codo, para restaurar la Quietud del planeta. Esto luego de muchas aventuras y viajes que deberán descubrir ustedes mismos.

Hace ya bastante que no leía una aventura tan entretenida como esta. No se compara eso sí a Maze Runner o The Hunger Games, para nada, pero sí diría yo que podría ser perfectamente una previa a este tipo de distopías. Tiene buen ritmo, una heroína para nada golpeable, divertida, decidida, un poco cabezota. Entretenida como personaje en general. Se disfruta bastante leerla. Por otro lado está el Caminante, también llamado Secuestrador, que en realidad es un joven misterioso de buen físico que atrae a Lan desde que lo ve. No, no es amor a primera vista, pero es de esos hombres que cuando los ves tú dices: “Hmm, algo tiene” y te lo quedas viendo para descifrar qué es. Ambos son los personajes más importantes y mejor desarrollados de la historia. Lo que lamento igual porque había buenos personajes secundarios pero potenciales en importancia, que sentí yo que no se desarrollaron bien. Nao, el amigo de Lan en Salvia, creo que es el único que alcanzó un cierto grado de desarrollo que hizo que sonriera para el final. Pero me pasó que con el resto no logré encariñarme mucho, ni entenderlos, ni nada por el estilo.

Lan, protagonista de La Estrella

El personaje del Secuestrador es en cambio bien interesante. Leí otros reviews donde decían que la relación que se da entre Lan y el Secuestrador es forzada y mala. Yo creo que no, que avanza conforme a la historia y recoge varias de mis sonrisas de camino al final. Pero sí me quedé con una sensación de vacío en cuanto a las reacciones en ciertas escenas. ¿A qué me refiero? Se intenta dar un mínimo de profundidad a escenas donde es necesaria, donde podrían haber planteado un sentimiento más grande de parte de la protagonista, pero se desarrollan muy rápido y una no alcanza a asimilarlas del todo. Lo juro, estuve a punto de llorar en una escena en particular (cofcofladelpadrecofcof), y de pronto todo termina y la protagonista ya está inmersa en otra cosa. Cerrar bien las escenas, eso creo que faltó.

El argumento de la novela apunta a un futuro que depende de nuestra conciencia sobre el planeta tierra, cómo podemos llegar a destruirlo y qué podría pasar si aún así sobreviviéramos. Mucho de ecología y conciencia social, lo que me pareció bastante interesante y destacable. Y de cómo la naturaleza, siempre sabia, nos dará las respuestas a esta problemática solo si sabemos entenderla.

En general me entretuve muchísimo. ¡Quiero más! Como dije antes. ¡No me pueden dejar con ese final tan abierto! Bue, abierto para mí, que me deja igual que Lan, con la esperanza de… (los que hayan leído el libro saben). La edición del texto y la portada son hermosas. Felicito a Viceversa Editorial por tamaño trabajo de producción, el booktrailer y todo lo que implicó la edición del libro. Realmente vale la pena.

Sobre los autores:

Javi Araguz

Antes de decidirse a escribir su primer libro, Javi Araguz ya había experimentado con el relato corto y el guion cinematográfico. Con dieciocho años empezó a escribir su primera novela, El mundo de Komori: La tierra de Alidra (2007), que terminó cinco años después. Tuvieron que pasar dos años más hasta que por fin viera la luz en España y América Latina. Le siguieron la segunda y tercera parte de la trilogía: El mundo de Komori: El príncipe de los Gatos (2008) y El mundo de Komori: La Guerra de los Vientos (2010); más tarde experimentó en Misterios subterráneos(2010) con el libro juego y con la escritura a cuatro manos en La Estrella (2011), junto a Isabel Hierro, novela finalista del I Premio As de Picas de literatura juvenil que se posicionó como una de las diez mejores de 2011 en el ranking del diario El Tiramilla y que ya se ha publicado en dos idiomas (español y portugués) en veintiún países.

En la actualidad trabaja en su próxima novela en solitario La letter rouge (?), y en nuevo proyecto con Isabel Hierro (título aún no desvelado), así como trata de llevar a cabo su primer largometraje como realizador. El autor combina la literatura con el diseño gráfico, la ilustración y el cine.

Isabel Hierro se considera, desde niña, adicta a la fantasía en todas sus vertientes: cinematográficas, literarias y artísticas. Su primera obra (“La Estrella”, escrita a cuatro manos con Javi Araguz y publicada en dos idiomas y veinte países) fue finalista de la primera edición del Premio de Literatura Juvenil As de Picas, organizado por Editorial Viceversa y PlayStation.

Isabel Hierro

Su preocupación por la explotación de los recursos naturales, la contaminación y la desertización se ve reflejada en “La Estrella”, novela que ha sido etiquetada como perteneciente al poco explorado género “greenpunk”.
En la actualidad trabaja en varios proyectos propios (tanto literarios como artísticos), además de la nueva saga juvenil en la que está trabajando, de nuevo, junto a Javi Araguz.

Fuentes: Wikipedia.org y Goodreads.com

Reseña: “Clanes. Los iniciados” de Lucía Arca Sancho-Arroyo.

“Clanes. Los iniciados” de Lucía Arca Sancho-Arroyo.

Tres jóvenes…
Dos clanes enfrentados…
Un destino…
Lucía Campbell es una chica de 16 años que se muda junto a sus padres desde su Zaragoza natal a Edimburgo tras la muerte de su abuelo paterno. Allí acude a una escuela de élite donde conoce a Blair (y sus dos intimísimas compañeras, Chloe y Marcie), al dulce Bastian MacAllister y al irreverente Donovan Lombard, dos chicos antagónicos por los que se siente irremediablemente atraída.
A Lucía le asaltan unas visiones en las que una joven de cabellos dorados le invita a indagar en el pasado, mientras descubre que hay algo extraño en sus amigos: secretismo, escudos de familia misteriosos, rivalidades…
Cuando el destino llama a tu puerta, tarde o temprano tienes que abrirle…

Opinión personal:

“Clanes. Los iniciados”, es la novela introductoria de la joven Lucía Arca Sancho-Arroyo, quién de la mano de Ediciones Kiwi nos introduce en el inquietante, y siempre con nuevas aristas, mundo de los vampiros. En esta ocasión vamos a acompañar a Lucía Campbell (sí, como las sopas jajaja) a recuperar su pasado y sobre todo, su papel en el mundo.

La familia de Lucía es de Edimburgo, Escocia. Allá se van a vivir para acompañar a su abuela, luego de la muerte de su marido. En la escuela, Lucía de 16, conoce a varios muchachos dignos de la realeza, que esconden más de un secreto entre ellos. Sí, trama bastante cliché y sin embargo la destaco porque Lucía me ha hecho reír con ganas. Niña friki que gusta de las películas de terror y el cine B, que lee y ve animé, que se viste como gothic lolita a veces (a veces, eh?, no la encasillen) y sobre todo, que tiene un humor muy diferente al de las heroínas que había leído hasta ahora. Y eso me hizo reír bastante, así que la aplaudo.

En medio de todo este embrollo de compañeros nuevos y triángulos amorosos de por medio (Donovan y Bastian, dos chicos bastante hot e ingleses jajaja), Lucía se enterará que su vida no inició 16 años atrás… si no un poquito antes. Bueno, bastante más antes.

No quiero spoilear. La idea es que lo lean y si ya lo leyeron, comenten. La novela va en plan de relato introductorio como dije antes, juvenil, ligero, entretenido, interesante. En plan de “sí, es cliché, pero aquí se van a entretener leyendo”. Y la verdad, eso lo cumple. Celebro la originalidad de la naturaleza vampírica que se presenta en la novela y que no redunda en los mismos tópicos que ya habíamos visto. Por algo también la novela se llama “Clanes”, de ahí pueden inquirir un poco más en qué tipo de vampiros vamos a ver en la trama, sin que yo les cuente más de lo necesario.

Sin embargo, Lucía sabe (se lo comenté antes) que queda al debe en algunos aspectos, sobre todo con personajes tan importantes y necesarios como Bastian. A mi juicio, el personaje quedó muy plano, en contraposición al de su antagonista Donovan, de quien me prendé mucho más ya que, aunque muy lejos de una profundidad realmente memorable, sí me resultó un personaje más cautivador, más interesante. Es decir, de Donovan quería saber más. De Bastian me daba igual… de alguna forma creo que he visto este tipo de personajes en un montón de otras novelas y que por eso se queda al debe.

Tema también que no me terminó de convencer es que, si bien es cierto la historia detrás de la leyenda vampírica es suficiente para darle peso a lo que se nos plantea, en un determinado momento se hace pesada, ya que varios personajes se encargan de contarle sus historias personales a la protagonista, y no queda mucho espacio para la acción.

La novela en sí entretiene, y mucho. Es la primera apuesta que Lucía publica, pero ya con un pie seguro. He leído un poco más de sus relatos, fuera de lo que tiene publicado, y sé que va muy bien encaminada.

Así que los animo a comprar la historia, que por ahora está solamente disponible en ebook, en Amazon y en la página de Ediciones Kiwi.

Sobre la autora:

Lucía Arca Sancho-Arroyo

Soy una Zaragozana nacida en Barcelona, que pasó los veranos de su infancia en Galicia, de donde procede la familia de mi padre. Con antepasados de otras regiones de España y si Google no engaña, también escoceses. Una ciudadana del mundo soñadora que empezó a escribir antes de siquiera aficionarse a leer.

Las lecturas “recomendadas” nunca me atrajeron lo más mínimo, pues no estaba interesada en la primera guerra mundial, ni en la segunda, así como tampoco en la guerra civil española (en ninguna batalla en general), ni me atraían las biografías de gente interesante pero con vocabulario espeso.

Me encantan las novelas de fantasía, porque la dura realidad me rodea cada día y con ella tengo más que suficiente.

Me gusta zambullirme en universos paralelos, bosques habitados por hadas, mansiones encantadas y demás lugares maravillosos, así como crear mis propias historias con las que soñar despierta e invitar al resto del mundo a viajar conmigo.

Así pues, si eres de los que como equipaje solo necesita un libro y como medio de transporte su imaginación, acompáñame en esta aventura.

“Dadle a un ser humano unas alas y nunca alzará el vuelo, pues esto es algo reservado a las aves. Más prueba a entregarle tan solo una de sus plumas y con ella erigirá una torre de versos que alcanzará las estrellas”. Lucía Arca

Creadora, administradora y reseñadora del blog literario La pluma del ángel caído.
Creadora, administradora y única redactora del blog de Cine, TV y variedades.

Biografía tomada de: Letras de encuentro.

Reseña: “R y Julie” de Isaac Marion

“R y Julie” de Isaac Marion

Web del autor: http://www.isaacmarion.com/

 “Me llevo una mano al pecho, sobre el corazón. Mi “corazón”. ¿Todavía representa algo ese penoso órgano? Permanece inmóvil, sin bombear sangre, sin la más mínima utilidad, y sin embargo mis emociones todavía parecen originarse entre sus frías paredes. ¿Qué me pasa? ¿Me lo estoy imaginando todo? ¿Es un placebo? ¿Una ilusión optimista? En cualquier caso, siento que el encefalograma de mi vida se altera, formando montañas y valles con los latidos de mi corazón.”R es algo peculiar. Intenta pasárselo bien, pero es demasiado sensible y a veces se entristece. Tampoco ayuda que esté muerto, o casi muerto. Se pasa los días vagando por el aeropuerto abandonado donde vive sin saber muy bien qué sentido tiene su existencia. Hasta que conoce a Julie. R y Julie, un guiño moderno al clásico de Shakespeare Romeo y Julieta, es una historia de amor que esconde una fábula acerca de cómo vivimos dormidos, en estado catatónico, hasta que el amor irrumpe en nuestras vidas.

Opinión personal:

Cuando presentaron este libro en el desayuno editorial de Random House, pensé: “Oh, por Dios, otro refrito de Crepúsculo”. Lo peor de todo es que presentaba zombies en lugar de vampiros. O sea, un protagonista que está técnicamente muerto y pudriéndose. So, ¿a qué estamos llegando? Nadie lo sabe ya. Pronto saldrán héroes momias, cyborgs, perros, etc. Y todo en un cuento plagado de miel y ositos de peluche.

Lo miré durante semanas en las estanterías de la librería donde trabajo y como no se movía de ahí, dije… “Tendré que leerlo”. Más que nada porque si no sé de qué se trata no puedo venderlo, y también por un poco de morbo de saber a qué me atenía con esta novela.

Estamos en los últimos días de la tierra, donde ya no existen países y sus límites, la civilización se ha desintegrado casi en su totalidad y la lucha por la supervivencia se da entre los vivos y los no tan vivos.

“R” (es lo único que recuerda de su anterior nombre) es un no-vivo, un muerto en sus primeras fases de descomposición que tiene, eso sí, un nivel de claridad mental muy superior al resto. Logra decir frases de más de seis sílabas y mantiene una amistad con otro zombie llamado “M”, quién es casi como un “motoquero” calvo y grandote (así me lo imaginaba yo), con quien comparte algunas de sus aventuras en el Aeropuerto, uno de los tantos lugares donde los zombies han ido a parar luego de infectarse con la plaga.

En una de las cacerías de humanos que “R” realiza junto a sus congéneres, se enfrentan a un grupo de chicos que se escondían en un edificio y “R”, hambriento, ataca al líder del grupo. Lo curioso es que, cuando “R” traga parte del cuerpo de Perry, los recuerdos del recién comido susodicho llegan a la mente del zombie y le hacen tomar conciencia de la vida que antes llevaba.

En medio de la trifulca, “R” se da cuenta que el chico que acaba de matar estaba protegiendo a una chica. Julie es su nombre. Y de alguna forma “R” asume que tiene que protegerla porque ella era importante para Perry.

Tenemos ante ustedes, señores, un zombie con conciencia.

En medio de todo este delirio por la supervivencia (tanto zombie como humana), se nos presenta así esta extraña historia de amor con reminiscencias a Romeo y Julieta. Claro, no estamos frente al nuevo Shakespeare ni mucho menos, pero existen varios elementos que nos recuerdan a su trágica obra teatral. Podemos hacer un paralelo tanto con los personajes principales, como con los secundarios. Ver en “R” a un Romeo existencialista, que se cuestiona cada acción por mínima que parezca y que se repite a cada segundo “¿a dónde vamos a parar?”. Ver también en “Julie” una Julieta dispersa, rota por los recuerdos de un pasado mucho mejor, descontenta con su presente e incierta hacia el futuro. Una frágil doncella capaz de sostener una ametralladora, a lo femme fatale, para deshacerse de los zombies.

También están sus manos derechas. “M” es un vulgar Mercuccio, de buen corazón y atraído en todo momento por las féminas. Nora, amiga de Julie, cercana a Nana en el contexto shakesperiano, se muestra como la protectora y quien encubre a la protagonista en cada una de sus hazañas, no sin cierto rechazo hacia “R”.

Cuando “R” separa a Julie del resto de los humanos y se la lleva al Aeropuerto para protegerla, comienza a interesarse por ella y por su atrayente espíritu. Y por su apariencia, claro… no es un zombie asexuado ni mucho menos. Julie es una chica menuda, bajita, de cabello rubio y ojos azules, aroma indescifrable, valores éticos poco claros e hija del general en jefe que lidera el clan humano que vive dentro de City Stadium. (Lugar donde se reúnen los humanos, un antiguo estadio de fútbol, modificado para vivir en él en la medida de lo posible, construyendo viviendas con lo que pueden).

Julie, luego de unos cuantos días de incertidumbre y  rechazo, comienza también a interesarse por “R”. Obvio, él no es un zombie cualquiera, no se le cae el cuerpo a pedazos, ni exuda un olor completamente desagradable. Salvo porque está muerto, pasaría por un chico que no ha dormido en días ni se ha duchado en el mismo tiempo.

Si logran obviar estos detalles, podrán leer la historia como yo, con cierto asombro y cercanía, con un gusto por la melodía cadenciosa de su prosa y por los guiños a música de culto, como Frank Sinatra y Jhon Lennon.

El argumento redunda en los lugares comunes de toda historia de amor: un presente incierto, un padre en contra de la relación, una imposibilidad por vivir ese amor, tanto física como psicológica, amigos dispuestos a meterse en problemas por los protagonistas, etc. Nada nuevo bajo el sol.

Creo que el ser escrita por un hombre le quita esa afección propia de las novelas románticas fantásticas, escritas por mujeres, que han salido hasta este minuto. No me encontré con ningún Edward, con ninguna Bella, con ningún Damen ni ninguna Ever (ambos en “Eternidad” de Alyson Nöel), ni menos con una Luce (de Oscuros) que, según las malas lenguas, es odiosa por decir lo menos.

Me gustó que fuera una historia de amor en su justa medida, algo existencialista eso sí (onda, ¿quién soy? ¿Dónde voy? ¿Por qué estoy aquí?), con un ritmo constante (ni muy rápida ni muy lenta) y de alguna manera, actual. Me gustó también que cerrara el ciclo ahí mismo, que no haya continuaciones ni mucho menos, o que se escribieran situaciones tan inverosímiles como que un hombre-lobo joven se enamorara a primera vista de una recién nacida (cofcofJacobyRenesmeecofcof).

Existen, eso sí, partes que yo habría omitido, más que nada porque ralentizaban el argumento, por ejemplo: las cavilaciones de Perry. Páginas completas sobre lo que hizo, no hizo y pudo hacer este personaje. Sé que Marion quería darle sentido a la historia o más que nada, al vínculo que Perry y “R” compartían con Julie, pero… uff!

Edición: española. Peninsular todo el rato. Tengo una manía con estas ediciones. Las odio con todo mi ser, pero estoy tan acostumbrada a ellas, que ya me da igual. Portada, nice, aunque me gusta más la original.

No la recomiendo para aquellos que sean fans acérrimos de los zombies tipo “The Walking dead” o similares. Si quieren leer una buena historia de amor, esta es una real opción. Y si quieren satisfacer su morbo de saber cómo besa un zombie, también pueden leerla.

Sobre el autor:

Isaac Marion nació en Seattle en 1981.
Ha escrito cuentos y algunas novelas, que se ha autoeditado y le han
reportado cierto éxito. R y Julie es la primera que ha dado el doble
salto editorial y cinematográfico.