Reseña: “Drácula” de Bram Stoker

Jonathan Harker ha sido contratado por un misterioso conde que habita en un castillo de la lejana Rumania. Para Harker, ese viaje representa una inusitada aventura jamás imaginada en su honrosa y rutinaria vida como ayudante en un bufete de abogados.
La señorita Mina, prometida de Jonathan, es una mujer muy inteligente, bella y escrupulosa a quien le cambiará la vida radicalmente. El conde la acecha.
El conde Drácula es un hombre sabio, enigmático y eterno, cuya sed insaciable de venganza y poder lo ha llevado a desarrollar un plan para salir de su tierra milenaria hacia Londres en pos de nuevas almas.
Esta novela clásica de Stoker conjuga aventura, terror, misterio y por momentos desborda erotismo y sensualidad, lo que resulta sorprenderte en su época. Hoy sigue ofreciendo al lector sorpresa y fascinación dentro de la mejor literatura.

Opinión personal:

¿Les gustan las novelas de vampiros? ¿Se leyeron todo Twilight? ¿Toda Vampire Academy? ¿Vieron todas las temporadas de Vampire’s diaries? ¿Leyeron Drácula? ¿No? Entonces no han leído nada sobre vampiros.

Sí, así de tajante soy, porque si no han leído Drácula, ni Anne Rice se los perdona.

Sigue leyendo

Reseña: “Las uvas de la ira” de John Steinbeck

“Las uvas de la ira” de John Steinbeck

Forzados por la sequía y el acoso de los bancos, los Joad, una familia de granjeros de la Oklahoma rural y empobrecida de los años treinta, emprenden un atribulado éxodo a lo largo de la carretera 66 con la intención de buscar trabajo y una vida digna en California. Si atrás dejan campos asolados por las tormentas de polvo, en el camino solo encuentran penuria, hambre, hostilidad en los pueblos por los que pasan… Pero ni las advertencias de quienes regresan, pobres y desengañados, ni la muerte y la progresiva desintegración de la familia, bastan para que cejen en su empeño. Y, en su afán de supervivencia, conservan la entereza y la dignidad frente a la miseria moral de quienes se aprovechan de la miseria real. Posiblemente haya que huir del infierno para descubrir que no existe la tierra prometida.

Opinión personal:

Este año, junto al club de lectura del cual formo parte, vamos a leer “libros prohibidos”. No que estén escondidos bajo siete llaves, ni en poder del Vaticano, si no que, por su contenido, alguna vez fueron rechazados por un sector o un por país determinado. Comenzamos por “Las uvas de la ira” de John Steinbeck porque es el más largo de la lista que escogimos.

No me sorprende que la obra de Steinbeck se haya ganado el premio Pulitzer en 1940. Ni que haya vendido muchos miles de ejemplares. Ni que el libro haya sido llevado al cine y a la televisión. Todo ello es porque lo vale.

“Las uvas de la ira”, quizás el relato más conocido del autor, cuenta las desventuras de la familia Joad, una vez que es forzada a salir de su casa en Oklahoma, mientras viaja en la carcacha familiar a través de la carretera con rumbo al sur. Historia de una familia rural expuesta al hambre, a las humillaciones y a la discriminación en su propio país. Está ambientada en los Estados Unidos post depresión (de 29), momento en que el país intenta recuperar la economía y los campos del norte dejan de utilizar mano de obra campesina para reemplazarla por tractores.

Tom Joad, interpretado por Henry Fonda, en la versión cinematográfica de 1940.

Tom Joad, segundo hijo de la familia, vuelve a casa luego de pasar cuatro años en la prisión, acusado de asesinato. Tom no es un mal hombre, sólo es un tipo al que no le gusta que lo provoquen. Cuando llega a casa descubre que su familia ha abandonado la propiedad y se ha ido a vivir con el tío John, un hombre solo que se culpa por la muerte de su mujer y su hijo, muchos años atrás. Están a punto de abandonar también esta casa para marcharse al sur, luego de recibir un volante donde buscan 800 trabajadores para recoger fruta en los campos de California.

La idea de tener un pequeño terreno, una casita blanca con una cerca y árboles frutales alrededor tienta a la familia para emprender el viaje. En el viejo camión de los Joad, modificado especialmente para la ocasión, transportan a toda la familia: padre, madre, abuelo, abuela, Noah (hijo mayor), Al (4to hijo), Rose of Sharon (3ra hija), Tom, Ruthie (hija menor), Winfield (hijo menor), Connie (marido de Rose) y Casy, el ex predicador amigo de la familia. Grupo que irá mermando en integrantes a medida que el avance hacia California se hace más grande.

Prefiero no hacerles spoilers para que lean la novela, pero de que es cruda, triste y a veces una se pregunta por qué tanta pena y tanta injusticia junta en este libro, es cierto. La novela juega con un realismo social tan bien descrito que a veces resulta chocante. Y sin embargo, choca porque de algún modo no hemos tenido que vivirlo. Me acordé de mi padre todo el rato mientras leía la novela… “cuando éramos chicos, teníamos que irnos a pie pelado a la escuela, para que el barro de los caminos no ensuciara los zapatos. Y había que caminar muchos kilómetros para tomar el bus y levantarse de noche, para poder llegar a tiempo.”

Mi padre nació varios años después de la publicación de esta novela, pero el retraso que había en Chile en la época en que mi papá era niño, y sobre todo para los campos, me sirvieron de referente a la hora de entender algo más de la realidad que se vivía por Estados Unidos en ese entonces. Luego de la crisis del 29 hubo una época en que la demanda por trabajo era tal que, según fuentes cercanas, el 20% de la población estadounidense estaba desempleada. La gente trabajaba por hambre, por necesidad, se peleaban el poco trabajo que había por una hogaza de pan, por algo que dar de comer a sus hijos.

Yo no logro a esta altura de mi vida, o del desarrollo del país, imaginarme lo que es trabajar por hambre. Uno por lo general trabaja por comida, sí, por pagar las cuentas de la casa, por pagar el colegio de los niños, pero pensar en trabajar todo un día para llevarte un pedazo de pan a la boca al finalizar la jornada, o para comprar una caja de leche porque tus hijos no han comido nada de nada y se mueren de hambre, es realmente aterrador. Sé que todavía existe gente en esa condición, pero de alguna forma las cosas en estos tiempos se consiguen más fácilmente o quizá, luego de no tanto esfuerzo. Quién quiera trabajar encuentra trabajo y no estás poniendo en riesgo tu salud o la de tu familia por ello. O quizá sí, y lo que yo veo está sesgado por la realidad que vivo.

Sin embargo, la novela de Steinbeck da con un punto que, hasta este minuto, es totalmente cierto:

Si tienes problemas o estás necesitado… acude a la gente pobre. Son los únicos que te van a ayudar… los únicos.

No hay cosa más cierta que esta. Hasta ahora no comprendía por qué el “gusto” de algunas familias de vivir todos juntos, padres, hijos, nietos, sobrinos, cuñados, cónyuges, etc. Todos amontonados en una misma casa. Es por ayudarse unos a otros, es para mantener unida a la familia. Una puede pasar necesidades, pero si tu familia está al lado, si tu gente te apoya, las cosas se ven menos complicadas. El ideal de Steinbeck retratado en este libro es una comunidad que sea capaz de organizarse para ayudarse los unos a los otros. El autor está constantemente haciendo referencias a esto: si el pueblo se organiza, puede ser más fuerte que sus adversarios, que los ricos, que los dueños de las tierras.

Jane Darwell como Ma Joad, en la versión cinematográfica de 1940.

Mención aparte para el personaje más centrado y más tozudo de la novela: la Sra. Joad. Ella es quién lucha todo el tiempo para mantener a la familia unida, a pesar de las muertes y las deserciones. Ella es quién habla desde la razón por sus hijos. Y también es quién está más ilusionada con la idea de trabajar en este idílico lugar donde podrán establecerse una vez que encuentren trabajo y puedan tener todo lo que alguna vez les fue arrebatado.

Ma Joad, como es mencionada en el original, no pierde la compostura ante ninguna de las desavenencias que surgen en el avance hacia el sur, y se mantiene firme junto a Tom, su segundo hijo, para no ver caer a su familia de una vez. Todo lo que ella desea son las comodidades básicas para su gente: un buen lugar donde dormir, comida, agua caliente, servicios sanitarios limpios y trabajo.

Lamentablemente los Joad tienen que enfrentar a diario el odio que sus compatriotas del sur les tienen, llamándoles okies o provocándoles en cualquier ocasión, a fin de deshacerse de ellos lo más pronto posible. En California el paisaje idílico sí existe, si se pueden ver los campos verdes, los árboles frutales, el agua clara y las casitas blancas con cercas de madera, pero no todo está al alcance de la mano. La mayor parte de la tierra es propiedad privada y no existe la posibilidad de trabajar por ella, salvo esclavizándose por comida.

Como mencioné antes, existen muchas referencias a la unión del pueblo para vencer a los ricos en esta novela. También hay alusiones a la economía mal administrada del país (una familia que trabaja todo el día por un dólar y medio y que debe gastarlo en la tienda de la misma compañía que les da trabajo), a la conquista de California después de quitársela a los mexicanos, etc. Una novela que, para la época, es capaz de crear consciencia y sobre todo, de despertar el descontento de un pueblo que recién se está recuperando de su caída más importante en años. Alusiones a cómo se le trataba a la gente si deseaban organizarse (“Esos rojos hijos de puta”) y a la negligencia y corrupción de la policía.

Sin duda, un libro que hirió más de alguna sensibilidad y que por ello, fue prohibido. Se le comparó incluso con el Manifiesto Comunista, de Karl Marx, dadas las referencias antes mencionadas.

La familia Joad, en la versión cinematográfica de 1940.

Lo único que me hubiera gustado de “Las uvas de la ira” es que el autor hubiera cerrado las historias que quedaron inconclusas, en el aire. La historia de Connie, por ejemplo. O la historia de Noah, (pequeño spoiler) luego de abandonar a la familia. También algunas descripciones, sobre todo al principio, aquellos capítulos como de “contexto”, se hacen pesados y pueden ser saltados rápidamente. Sirven para comprender el capítulo que sigue, pero a veces se tornaban algo tediosos.

Mi calificación en Goodreads: 4/5 estrellas. Es más un 4.5, pero en la página no puedes poner medios puntos. Y como puse en Facebook, si te precias de ser un buen lector, no puedes no leer este libro. Es indispensable.

Sobre el autor:

(Salinas, 1902 – Nueva York, 1968) Narrador y dramaturgo estadounidense, famoso por sus novelas que lo ubican en la primera línea de la corriente naturalista o del realismo social americano, junto a nombres como E. Caldwell y otros. Obtuvo el premio Nobel en 1962.

John Steinbeck

Estudió en la Universidad de Stanford, pero desde muy temprano tuvo que trabajar duramente como albañil, jornalero rural, agrimensor o empleado de tienda. En la década de 1930 describió la pobreza que acompañó a la Depresión económica y tuvo su primer reconocimiento crítico con la novela Tortilla Flat, en 1935.

Su estilo, heredero del naturalismo y próximo al periodismo, se sustenta sin embargo en una gran carga de emotividad en los argumentos y en el simbolismo que trasuntan las situaciones y personajes que crea, como ocurre en sus obras mayores: De ratones y hombres (1937), Las uvas de la ira (1939) y Al este del Edén (1952). De ratones y hombres, llevada posteriormente al cine, trata sobre un retrasado que inocentemente provoca una serie de catástrofes en un rancho, los cuales concluyen con su muerte.

Las uvas de la ira surgió de los artículos periodísticos que Steinbeck había escrito sobre las nuevas oleadas de trabajadores que llegaban a California, y desató polémicas encendidas en el plano político y en la crítica, ya que fue acusado de socialista y perturbador. El argumento de esta novela narra la migración de familias de Texas y Oklahoma que huían de la sequía y la miseria, en busca de la californiana Tierra Prometida.

Fuente: Biografías y vidas.com

Reseña “Fahrenheit 451” de Ray Bradbury

“Fahrenheit 451” de Ray Bradbury.

Web oficial del autor: http://www.raybradbury.com/

Fahrenheit 451: la temperatura a la que el papel se enciende y arde.
Guy Montag es un bombero y el trabajo de un bombero es quemar libros, que están prohibidos porque son causa de discordia y sufrimiento. El Sabueso Mecánico del Departamento de Incendios, armado con una letal inyección hipodérmica, escoltado por helicópteros, está preparado para rastrear a los disidentes que aún conservan y leen libros.
Como 1984, de George Orwell, como Un mundo feliz, de Aldous Huxley, Fahrenheit 451 describe una civilización occidental esclavizada por los medios, los tranquilizantes y el conformismo.
La visión de Bradbury es asombrosamente profética: pantallas de televisión que ocupan paredes y exhiben folletines interactivos; avenidas donde los coches corren a 150 kilómetros por hora persiguiendo a peatones; una población que no escucha otra cosa que una insípida corriente de música y noticias transmitidas por unos diminutos auriculares insertados en las orejas.
«Fahrenheit 451 es el más convincente de todos los infiernos conformistas.»
KINGSLEY AMIS

Opinión personal:

Este ya es un clásico de la ciencia ficción, pero seguramente más de alguno no lo ha leído, o no lo ha oído nombrar. Nunca se sabe hasta qué punto llega la ignorancia de un lector. Alrededor de 230 grados celsius es la temperatura a la que se queman los libros. Misma temperatura, pero a otra escala, que la que aparece en el título de esta obra. La historia es sencilla: Guy Montag es un bombero. Sin embargo, este bombero no apaga incendios, los provoca. ¿Y qué es lo que queman? Libros.

En la sociedad donde Guy vive, el leer libros está penado por la ley. Sólo pueden leer historietas que el gobierno permite y que no hacen pensar a la gente, si no más bien divertirlos. El resto del tiempo se la pasan entre amistades comentando cosas sin importancia, o frente a la “familia” que les habla a través de pantallas de televisor puestas en las paredes.

Montag tiene una esposa: Mildred, una mujer adicta a las pastillas que olvida la cantidad que ingiere y con frecuencia se intoxica. Carecen de cercanía, no recuerdan su pasado salvo por lo esencial, y mantienen una relación totalmente independiente. Saben que son marido y mujer, pero no interactúan más allá.

La vida de Montag en general es común, sin sobresaltos, sin pasión ni curiosidad, hasta el día en que conoce a Clarisse, su excéntrica vecina de 17 años, quién prefiere caminar por las calles en vez de ir a 120 km/hr en las carreteras, o hablar sin parar con desconocidos. Ella y su familia son considerados excéntricos porque no se adecúan a los nuevos tiempos. Además, son sospechosos de poseer libros en su casa y de dispersar ideas que alteran la paz del resto.

Luego de este encuentro con Clarisse, donde la curiosidad de Montag se despierta, nos enteramos que él también posee libros en casa, escondidos en una rejilla de ventilación, pero que no los ha leído totalmente. Quiere saber sin embargo qué es lo que estos esconden. Sobre todo el día en que una mujer, defensora de sus propios libros, se deja quemar con ellos en casa.

¿Por qué la gente muere por los libros? ¿Qué hay dentro de esas páginas que altera tanto a un gobierno para que sean suprimidos?

Este es un libro que sin duda tienen que leer, no sólo por lo intrigante de su argumento, si no por el mensaje que deja. ¿Qué clase de felicidad buscamos en nuestra vida? ¿Aquella impuesta por los medios y el gobierno, que nos vuelve homogéneos, o la diversidad de pensamiento en la cultura circundante? ¿Pueden los libros causarnos un gran daño al dejarnos influenciar por ellos? En la sociedad que Bradbury plantea, la gente se ha aislado casi del resto. Viven juntos, pero parecen desconocidos entre sí.

Buscan la felicidad a través del deporte, de la televisión y las revistas superficiales, pero no hay ningún intento por pensar más allá, por preguntarse cosas o razonar en pos de una lectura. Algo que incluso a estas alturas podemos ver o, ¿quién no ha pensado que la tecnología nos está alejando cada vez más del resto?

Cuando Montag decide leer libros, descubre que su curiosidad se ha convertido en valentía y va en busca de Faber, un viejo profesor de Universidad, a quien conoció una vez en el parque, para que lo ayude a imprimir. Pero el miedo de este hombre lo limita en todos los sentidos. No desea ser arrestado por violar la ley. No obstante, luego de una larga conversación con Montag, decide ayudarlo desde su casa, a través de un auricular mediante el cual podrá darle instrucciones para que se defienda de su jefe, Beatty, férreo enemigo de los libros. El personaje de Beatty conoce de ellos, incluso los cita, pero no ha caído en la curiosidad que mata a Montag, sólo los utiliza para reafirmar su pensamiento, que los libros sólo traen desgracia y no sirven para nada.

Luego de que su mujer, Mildred, lo denuncie y abandone, será el mismo Montag quien queme su casa y sus libros, pasando también por el cuerpo del capitán Beatty, para luego huir con rumbo desconocido. Alentado por Faber, se refugia en los bosques, donde una cincuentena de hombres y mujeres memorizan libros a fin de que, algún día, puedan imprimirlos en papel, sin ser quemados.

En medio de este caos, y con una amenazante guerra encima (que por lo general pasa desapercibida para el resto de los personajes), Montag ve destruida la que antes fue su ciudad, y con ello el resto de sus conocidos, quienes pretendían olvidarse también de él. En el bosque él se transformará en el Eclesiastés, aquel que recuerde todo lo que este libro dice, y lo transmita oralmente más adelante.

Salvo por un par de líneas que deben ser leídas dos o tres veces para ser entendidas, el libro completo es un regalo para la cultura actual, para darnos cuenta de cuánto hemos perdido y cuánto más perderemos de seguir así, tan aislados a como estamos ahora.

Sobre el autor:

Ray Bradbury, (Ray Douglas Bradbury; Waukenaun, Illinois, 1920) Novelista y cuentista estadounidense conocido principalmente por sus libros de ciencia ficción. Alcanzó la fama con la recopilación de sus mejores relatos en el volumen Crónicas marcianas (1950), que obtuvieron un gran éxito y le abrieron las puertas de prestigiosas revistas. Se trata de narraciones que podrían calificarse de poéticas más que de científicas, en las que lleva a cabo una crítica de la sociedad y la cultura actual, amenazadas por un futuro tecnocratizado. En 1953 publicó su primera novela, Fahrenheit 451, que obtuvo también un éxito importante y fue llevada al cine por François Truffaut. En ella puso de manifiesto el poder de los medios de comunicación y el excesivo conformismo que domina la sociedad.

Desde muy joven su afición por la lectura derivó en afición por la escritura, empezando a crear sus propias historias con apenas 11 años. Los mismos motivos económicos que obligaron a su familiar a cambiar de domicilio varias veces, le impidieron realizar más allá de estudios secundarios, que terminó con 18 años.
No obstante el completaría su formación de manera autodidacta hasta conseguir convertirse en un escritor profesional. Conseguiría vender sus primeros trabajos a distintas revistas, mientras se mantenía trabajando como vendedor de periódicos. Su primera obra, “El dilema de Hollerbochen”, se publicó en 1938 en una revista de aficionados. Sería en 1941 cuando vendería su primera historia, “Pendulum”. Poco después dejaría el trabajo de vendedor de periódicos para dedicarse de lleno a la escritura y vendió numerosos cuentos a distintas editoriales.

“El hombre ilustrado” es otra de sus obras más conocidas, en la que partiendo de la base de los tatuajes de un hombre aparecen ante nosotros, envueltos en una atmósfera poética, distintos relatos fantásticos.

Dos obras de Bradbury advierten de los peligros de una sociedad automatizada: “Vendrán lluvias suaves” (There will come soft rains) y “The Veldt”.En la primera, una casa robotizada prosigue realizando los movimientos programados, en un mundo carente ya de vida, y en la seguna, otra casa automatizada, casi dotada de vida propia, masacra, con la complicidad de los niños, a los padres de éstos.
Ray Bradbury se define como “un narrador de cuentos con propósitos morales”. Sus libros, con un estilo poético y provocativo, pretenden crear en el lector una reflexión y meditación interior sobre el destino hacia el que camina el hombre.
Además de cuentos y novelas, Bradbury también ha escrito guiones para la televisión (Alfred Hitchcock presenta y La dimensión desconocida) y para el cine(Moby Dick), ensayos, obras de teatro y poemas. Incluso dentro de sus novelas, no todas son fantásticas o de ciencia ficción, tiene también obras policíacas, costumbristas y realistas.
En sus novelas refleja algunos de los miedos existentes en la sociedad norteamericana, como el miedo a la guerra atómica, el deseo de una vida más simple, el peligro de las técnicas y la ciencia, sus posturas ante el racismo y la censura y el miedo a la muerte y a todo lo extranjero, por extraño y desconocido.
Ray Bradbury ha sido ampliamente reconocido y premiado a lo largo de su vida, por lo que, para abreviar, sólo os contaré, como curiosidad que en 1988 fue nombrado “Gran Maestro Nebula” en reconocimiento a su aportacióna la literatura de Ciencia Ficción. En la ceremonia de entrega de los Premios Nébula, se entrega el Premio Bradbury al mejor guión cinematográfico de ciencia ficción. También decir que se ha bautizado, con su nombre y en su honor, a un asteroide llamándolo (9766) Bradbury.
Actualmente vive en California y sigue escribiendo para deleite de sus millones de lectores.

*Parte de esta información salió de: http://www.bibliofiloenmascarado.com/2010/08/22/biografia-semanal-ray-bradbury/