Reseña: “Aislados” de Megan Crewe

Un virus mortal asola la isla donde vive Kaelyn. Nadie comprende qué lo causa y no hay solución para sanar a los infectados. El gobierno decide establecer una cuarentena y nadie puede salir de la isla? ni volver a ella.Los que todavía están sanos tienen que luchar por conseguir provisiones si quieren sobrevivir y Kaelyn se enfrenta a una dolorosa realidad: tener que hacer lo indecible para salvar la vida de sus seres queridos.¿Cómo te enfrentas a un enemigo tan pequeño al que ni siquiera puedes ver?

Páginas: 304.

Formato: kindle

Editorial: Roca.

Título original: The way we fall.

¡Prometo no leer más distopías! ¡Lo prometo! En realidad, no, pero trataré de dejarlas de lado porque ya me estoy creyendo que algún virus puede acecharnos en cualquier minuto.

En la entrada anterior les conté de Partials, de Dan Wells, ¿no? Bueno, Aislados vendría siendo casi como una precuela de Partials, sin el tema de las guerras con los parciales (aka casi humanos). En la isla donde vive Kaelyn, una chica al menos diferente al de todas las heroínas de ahora (de hecho es la primera heroína que leo que no es blanca), se ha levantado una alarma por un virus que ataca el cerebro de la gente (como en Virus Mortal, de James Dashner) y les hace perder la razón a medida que la enfermedad avanza. Se presenta primero como una picazón, luego como un resfrío común y finalmente como el virus que  nadie quiere contraer.

Sigue leyendo

Anuncios

Reseña: “Partials, la conexión” de Dan Wells

En 2076, en un mundo devastado por la guerra, los seres humanos están al borde de la extinción y la clave de la supervivencia está en manos de una chica de 16 años.La Humanidad está a punto de desaparecer tras haber perdido la guerra con los Parciales (seres creados con tecnología genética, idénticos a nosotros). Los humanos sobrevivientes fueron reducidos a unos pocos miles por el RM, un virus letal utilizado como arma biológica, al cual solo parte de la población es inmune. Los habitantes se concentraron en Long Island y, aunque los Parciales se han retirado misteriosamente, su amenaza persiste. Pero lo peor es que en once años no ha habido un solo bebé que haya sobrevivido al RM.
Kira Walter, una estudiante de medicina de dieciséis años, se encuentra en la línea de fuego en esta batalla. Es testigo de los estragos que causa el RM y también de las leyes de embarazo obligatorio, que han llevado a la ciudad a las puertas de una guerra civil. En la desesperada búsqueda por salvar la continuidad de su raza, Kira descubrirá que la supervivencia de humanos y Parciales dependerá de sus esfuerzos por comprender la conexión entre ambos, algo que el mundo ha olvidado… o quizás nunca supo que existía. En el camino develará varios misterios y un secreto que va más allá de las luchas por el poder, el control y la conservación. ¿Rebeldía u obediencia? ¿Autoritarismo o revolución? La respuesta parece ser una sola: libertad. Pero, ¿a qué precio?

Opinión personal: 

Entre las distopías que merecen la pena está Partials, la conexión, del estadounidense Dan Wells. Una de tantas, que sin embargo se lleva las palmas al saber manejarse con maestría entre los tópicos de la ciencia ficción, sin llegar a ser aburrida o muchas veces vista.

Kira Walker es una enfermera en la maternidad de Long Island, dónde la mayor parte del tiempo ve como los recién nacidos mueren a las pocas horas, sin que hayan encontrado la cura a aquello que los aqueja: el virus del RM. Un virus que mató al 99% de la población y que dejó a los sobrevivientes en esta pequeña isla estadounidense. Kira tiene 16 años (la edad común entre la mayoría de las protagonistas de esta nueva generación de novelas), un grupo de amigos que también han sobrevivido al virus y que están “conformes” con la vida que les ha tocado hasta ahora. Sin embargo, Kira quiere más… sobre todo cuando se entera que su amiga está embarazada.

Y es que la inmejorable medida para que la población crezca y se pueda hallar una cura contra el virus, es que las chicas se embaracen al llegar a los 18, ya sea con una fecundación natural o una asistida. Da igual, la idea es tener millones de posibilidades de encontrar, de entre todos los bebés muertos, uno que sea capaz de sobrevivir al virus, y que le dé esperanza a la disminuida humanidad.

Sigue leyendo

Reseña: “Puro” de Julianna Baggott

Pressia apenas se acuerda de las Detonaciones y menos todavía de cómo era la vida en el Antes. En el armario donde duerme, entre los escombros de una antigua barbería piensa en cómo el mundo se transformó en ceniza, polvo, cicatrices, quemaduras y cuerpos dañados, fundidos con objetos extraños. Están aquellos que se escaparon de la Apocalipsis sin daño alguno, los Puros. Viven a salvo, dentro de la Cúpula que protege sus vidas, seres superiores y sanos. Pero Perdiz, cuyo padre es uno de las personas más influyentes de la Cúpula, se siente aislado y solo. Cuando por casualidad escucha unas palabras que le indican que su madre podría continuar viva, Perdiz lo arriesga todo, incluida su vida para salir a buscarla. Y ahí es cuando se topará con Pressia…

Opinión personal:

Igual y los de la editorial que publicaron este libro en castellano te saben enganchar. Sobre todo con lo referente a Los juegos del hambre… Y es que cuando una ya se convirtió en asidua lectora de distopías, tienes que leerlas todas.

Puro es el primer libro de una trilogía, en donde nos presentan un mundo post-apocalíptico que sin embargo aún no se ha recuperado. A diferencia de Los juegos del hambre, en la tierra que se nos describe todavía queda ceniza de las detonaciones que asolaron el planeta. Han pasado solo 9 años desde aquello y los que no sabían de la destrucción que se avecinaba, sobreviven a duras penas. La humanidad (o Estados Unidos, más bien) está dividida en dos partes: los puros y los impuros. Los puros viven en La cúpula, un lugar completamente cerrado y ambientado para la vida post-detonaciones, donde solo unos pocos se salvaron.

Los impuros en cambio sobreviven en lo que quedó de la tierra, mutilados y fusionados unos con otros, o con piezas metálicas, plásticas, de cristal, etc. Hay distintos niveles de impureza… desde aquellos que solo resultaron con quemaduras y una que otra fusión, y los que ya definitivamente no parecen humanos.

La historia comienza cuando Pressia, quién está a punto de cumplir 16, comienza a hacerse a la idea de que deberá pasar el resto de su vida escondida en un armario, dado que a esa edad la ORS (Operación Revolución Sagrada) la reclutará para sus filas. Por su lado, Perdiz, un chico puro que vive en La cúpula, descubre en uno de las salidas extraprogramáticas de su curso, una caja con los recuerdos de su madre, quien muriera durante las detonaciones.

Debo reconocer que al principio la historia no me enganchó tanto como quería… Todo esto de los puros y los impuros, no sé, era como extraño para mí. Sí debo reconocer que me sorprendí queriendo saber más de las fusiones de la gente, del estado en que quedaron después de la destrucción. Puro morbo el mío.

Cuando se instala el tema de la revolución, desde adentro como desde afuera, la cosa se pone mucho mejor. El mundo de Julianna Baggott, a mi juicio, es mucho más simple pero más adulto que el de Suzanne Collins. Los personajes son entretenidos, tienen muchas aristas que sorprenden, no son blancos o negros, humanos sobre todo… Pressia me llamó mucho la atención, porque tenía pensamientos y deseos tan humanos, tan comunes, que casi no se ven en estas novelas de ahora, donde parece que si no eres una heroína a tiempo completo, no funciona.

La pobre Pressia tiene una cicatriz en forma de media luna en su cara, cerca de un ojo, y cuando ocurrieron las detonaciones, ella llevaba una muñeca en su mano, cuya cabeza luego se fusionó con ella. Creepy. Realmente creepy.

Perdiz es el puro que no quiere ser puro. Odia a La cúpula, odia a su padre y la gente que se quedó dentro. Considera a su madre una santa, quien murió ayudando a la gente que no alcanzó a salvarse. Pero tiene que aprender a ser fuerte cuando logra escapar de ahí, sobre todo psicológicamente, porque se enfrenta a una realidad totalmente distinta.

Luego están los secundarios, cada uno con su fusión en particular, que moldeó su propia mente debido a ello. Il Capitano, que lleva fusionado a su hermano a cuestas… y que por un lado lo odia y por el otro lo ama, porque ya es parte de él. O Bradwell, quien se fusionó con unos pajaritos en la espalda, los cuales aún viven y sienten lo que él siente. ¡Las madres! Una de las cosas que me fascinó… las madres que intentaron proteger a sus hijos cuando vieron las detonaciones y se fusionaron con ellos. Espeluznante y admirable por otro lado.

Y finalmente Lyda, quien no es una impura, si no que sale de La cúpula persiguiendo a Perdiz. Pero aunque tiene todo para ser la damisela en apuros o la futura ama de casa, Lyda terminó sorprendiéndome mucho más de lo que esperaba.

Quizá la palabra para describir a este libro sea: “grotesco”. Pero no en el sentido de malo… si no que los habitantes de la tierra son así, pero aún después de ello, encuentras belleza en sus rostros y en su personalidad. Me recordó un poco a aquella época de la literatura, sobre todo con Víctor Hugo, en que la gente comenzó a fijarse en lo feo de nuestro mundo para armar historias. Ya no solo se admiraba a la gente bella.

Una historia realmente bien construida, con una forma de narrar un poco pesada al principio pero que luego se vuelve bien llevadera y una quiere saber más y más del relato, porque todo se va confundiendo y abriendo hacia otros caminos. Sin duda, un libro que le hace el peso a Los juegos del hambre y que de seguro, cuando estrenen película (creo que ya tienen los derechos comprados) será interesante ver.

Sobre la autora:

Julianna Baggott

Escritora, ensayista y poeta americana, Julianna Baggott es conocida por sus novelas, tanto en narrativa para adultos como en literatura juvenil. Traducida a más de treinta idiomas, varios de sus libros serán adaptados al cine en los próximos años.

Más info en: http://juliannabaggott.com/

Reseña: “El libro del día del juicio final” de Connie Willis

A mediados del siglo XXI, Kivrin, una audaz estudiante de historia, decide viajar en el tiempo para estudiar “in situ” una de las eras más mortíferas y peligrosas de la historia humana: la Edad Media. Pero una crisis que enlaza extrañamente pasado, presente y futuro atrapa a Kivrin en uno de los años más peligrosos de la Edad Media, mientras sus compañeros de Oxford en el año 2054, atacados de repente por una enfermedad desconocida, intentan infructuosamente rescatarla. Perdida en una época de superstición y de miedo, Kivrin descubre que se ha convertido en un improbable Angel de Esperanza durante una de las horas más oscuras de la historia.

Opinión personal: 

Desde que en 2012 comencé en serio a leer ciencia ficción, el género me ha atraído bastante. Y me he encontrado con verdaderas joyas de este tipo de literatura. Una de ellas es Doomsday book, o El libro del día del juicio final, de Connie Willis. ¡Esto sí que es ciencia ficción, señores! Tomen nota todos quienes quieran escribir algo de este género literario.

Mujer del medioevo

Al grano, el libro parte con un “lanzamiento” hacia el pasado de una historiadora, Kivrin, quien súper interesada en la edad media, decide enfrentarse sola a este pasado calificado como un 10 en cuanto a riesgos posibles. En la escala de 1 a 10, 1 es sin riesgo, y 10 es mejor ni te acerques. Sin embargo, Kivrin va hacia 1320, un año considerado un 9.

A pesar de que es advertida por uno de los profesores de la Facultad de Historia de la universidad de Oxford, Dunworthy, Kivrin, obsesionada con la edad media, prefiere no hacer caso. Lo malo es que cuando llega al supuesto 1320, las cosas no se disponen tan fáciles como ella pensaba.

El libro aborda también el tema de la peste negra que asoló a Europa durante el siglo XIV, con tal maestría, que una hasta siente pena por aquellas personas.

Por otro lado, en la actualidad, y en pleno siglo XXI, el caos se desata cuando un extraño virus se propague por todo Oxford, y las comunicaciones entre Dunworthy y Kivrin se vean realmente afectadas.

Concuerdo con lo que aparece en la crítica respecto a la obra de Willis. “Una mezcla, inteligente y satisfactoria, de la ciencia ficción clásica con la mejor reconstrucción histórica”, Publishers Weekly. La trama, tan intrincada y extensa como parece a simple vista, es en realidad tan apasionante y satisfactoria, que parece que viviéramos el viaje en el tiempo como si no fuera más que ir de un lado a otro, y la edad media se nos presenta de forma tal real que, a pesar de todo, morimos por quedarnos a vivir allá.

Grabados de la peste negra en la Edad Media

Sin convertirse en una crítica despiadada a la Iglesia, Connie Willis logra introducirnos en la moral de ambos siglos, el XIV y el XXI respecto a este tema, dejando en claro que, a pesar de todo, las cosas no han cambiado tanto a lo largo del tiempo. Además, los personajes juegan un papel esencial a la hora de llevar esta moral a la vista del lector, ya que sus diálogos dicen incluso más de lo que la autora nos describe.

Otro punto destacable y que hace que ame a los autores cada vez que leo algo así: la intriga tan bien desarrollada en la historia. Todo el tiempo una está con la sensación de que no tienes idea qué va a pasar, o de dónde saldrán las respuestas o por qué se dan las cosas como tal. De verdad, los giros en su mayoría son totalmente inesperados. ¡Te comerás las uñas!

Primera edición de Doomsday book

Destaco el que los personajes, a pesar de ser muchos, son claramente distinguibles entre sí. Me entretuve mucho leyéndolos, sobre todo a la señora Gaddson, a quien todos odiaban por llevar “la palabra de Dios” de forma tan macabra a los enfermos. Me recordó un poco a un personaje de Stephen King, en la Niebla (Mrs. Carmody)

Mi otro personaje favorito fue Colin, el sobrino-nieto de Mary Arehns, doctora en el Hospital de Oxford, quien se hace muy amigo de Dunworthy y le ayuda a traer de vuelta a Kivrin. Además, el padre Roche, sacerdote de la pequeña aldea donde la protagonista pasa sus días, y que logró sacarme más de una lágrima; la pequeña Agnes, Rosemund, lady Elywis, etc. Son tan variados, pero tan bien logrados, que no decepciona ni nos parecen personajes de cartón.

Un detalle exquisito para la historia, pero que no abruma ni aburre, un ritmo muy bien logrado, un poco de humor, un poco de acción, algo de romance (muy poquito) y sobre todo, esas ganas terribles que te dejan de que los viajes en el tiempo fueran reales. ¡Altamente recomendable!

Sobre la autora:


Constance Elaine Trimmer Willis (31 de diciembre de 1945 ), más conocida comoConnie Willis, es una escritora estadounidense de ciencia ficción.

Se inició profesionalmente como profesora de enseñanza media antes de dedicarse a la literatura, en la que comenzó publicando relatos en antologías durante de la decada de los 70 del pasado siglo. Posteriormente adquirió fama como novelista en 1987 con Los sueños de Lincoln, ganadora del John W. Campbell Memorial de 1988. En esta novela la protagonista experimenta un enlace mental a través de dos siglos con el general Lee y comparte sus ansiedades respecto al final de la guerra de Secesión.

En 1992 publica su obra más conocida, El libro del día del Juicio Final, con la que ganó los tres premios más importantes del género: el Hugo (1993), premio de los lectores, el Nébula (1992), premio de los escritores del género, y el Locus (1993), premio de una importante revista de ciencia ficción y fantasía. Al igual que la anterior, esta historia utiliza el viaje en el tiempo, esta vez físico, y nos retrata unos días del siglo de la Peste Negra a través de una historiadora “de campo” de la universidad de Oxford. Paralelamente, la narración sigue los acontecimientos que su mentor y los demás habitantes de Oxford padecen mientras ella está en el pasado.

Su carrera ha continuado con éxito, como ejemplifican sus otros dos premios Locus, concedidos por sus novelas Tránsito y Por no mencionar al perro. Esta última le valió también otro Hugo en la categoría de novela. En categorías de narraciones más breves (novela corta, cuento) ha recibido también 8 Hugos y 5 Nébulas a lo largo de su carrera, lo que la sitúa entre las mejores cultivadoras de estas formas literarias breves del género.

Su obra se caracteriza por una prosa agradable en la que maneja hábilmente la emotividad y que está habitualmente salpicada de un fino humor. Algunas de sus novelas más importantes (Los sueños de LincolnEl libro del día del Juicio FinalPor no mencionar al perro) y varias narraciones breves tratan del viaje en el tiempo, pero la autora ha explorado otros temas como la investigación científica (Oveja mansa, 1996), las experiencias cercanas a la muerte (Tránsito, 2001), el retoque informático de películas (Remake, 1994), la exploración de un planeta (Territorio inexplorado, 1994), etc. Sin embargo todos ellos son más bien utilizados como meros escenarios, resultando de mayor importancia el cómo permiten introducir reflexiones sociales o profundizar en la psicología de los personajes.

También ha escrito fantasía, por ejemplo en Espíritu de la Navidad recopila varias historias de este género al tiempo que declara en su introducción su pasión por la Navidad y todo lo relacionado con ella.

Actualmente vive en Greely, Colorado, con su marido, Courtney Willis, profesor de física en la Universidad del Norte de Colorado, y con la hija de ambos, Cordelia.

Biografía tomada de Wikipedia.org

Reseña: “Sólo un enemigo: el tiempo” de Michael Bishop

“Sólo un enemigo: el tiempo” de Michael Bishop

John Monegal, de raza negra, nacido en España de una prostituta, posteriormente adoptado por un sargento de las fuerzas aéreas norteamericanas, se siente acosado por sus circunstancias y por las múltiples complicaciones de la vida moderna. En sueños, su espíritu viaja a un deslumbrante mundo ecuatorial al que ama. Pero este mundo interior es extraño y confuso, incluso más intoxicante que las realidades de su vida en el siglo XX. Monegal encuentra a un científico que se interesa por sus sueños y le ofrece la posibilidad de vivirlos trasladándolo en el tiempo un millón de años hacia atrás…

 

Página del autor: http://www.michaelbishop-writer.com/

Opinión personal:

Comencé este libro por curiosidad. No porque alguien me lo haya recomendado o porque estuviera en las listas de los más vendidos o los libros de moda, que al parecer todos debemos leer. Y también porque estaba dentro de los ganadores de los Premios Nebula, destinados a los libros de ciencia ficción.  Y debo decir que me fascinó.

Este es un libro de ciencia ficción, sin ser necesariamente de ciencia ficción. John Monegal es un hombre de color, hijo de una prostituta española muda y un militar afroamericano que un día es cedido en adopción (más bien regalado) a una familia norteamericana ligada a las fuerzas militares también. Desde pequeño tiene extraños sueños, vívidos viajes a un pasado lejano, específicamente en la prehistoria de la humanidad. Su madre adoptiva, Jeanette, teme por la vida de su hijo constantemente hasta que, movida por su propio interés, decide escribir estas historias y publicarlas, lo que causa la huida de John.

Por otro lado, el libro nos relata el viaje al pasado de Joshua Kampa, quien debe adaptarse al modo de vida de un grupo de homo habilis en la época del pleistoceno, en la región de África oriental.

“…el Pleistoceno terminó hace 10.000 años atrás. Se ubica dentro de la Era Cenozoica, en su periodo cuaternario.
Aquí no hay dinosaurios como en Jurasik Park. En relación al desarrollo humano, este corresponde al Paleolítico, donde se manifiestan las primeras participaciones del Homo Sapiens”

En este viaje al pasado, Joshua conocerá a Elena, una particular hembra habilina que parece ser rechazada por sus congéneres, pero que logra llamar la atención de este viajero en el tiempo y unirse a él como pareja.

Ok, ustedes dirán: ¡Qué demonios! La vida de Joshua y de John tienen mucho en común. Eso les diré para no arruinarles la sorpresa. Pero en este caso me encontré queriendo saber más acerca del viaje de Joshua y de su adaptación a este nuevo lugar sacado de sus sueños. La forma de narrar que tiene Bishop tiene un ritmo constante, sólo a veces se hace pesada, más que nada al final de la historia, pero siempre con un propósito, no en vano. Incluso a pesar de la ciencia ficción, la historia es totalmente verosímil. Narrado tanto en primera como en tercera persona, ambas formas son cercanas al lector y lo introducen de manera clara a este pasado tan poco abordado por otros autores del género (creo que la época más antigua a la que llega un autor que haya leído es la antigua Grecia, de la mano de Dan Simmons en “Ilión”).

En Goodreads le dí 4 de 5 estrellas (iba para las 5 al principio, pero comenzó a bajar la intensidad al final). Más que nada por lo que argumento antes. El ritmo y la historia comienzan a debilitarse casi para el final, a pesar de que Bishop cierra muy bien los nudos argumentales y deja uno que otro abierto a propósito. Dudo que tenga continuación, pero de que el final es abierto, lo es.

Homo habilis en el Pleistoceno

Creo que lo que más me motivó a seguir leyendo fue el saber más acerca de esta primitiva civilización, de sus costumbres totalmente opuestas a las nuestras (sobre todo en la forma de morir de los habilinos), la relación que se forma entre  Joshua y Elena (que a simple vista parece hasta zoofilia, porque Elena es un poquito menos “mona” que sus congéneres), los cánticos al sol cada mañana y las incipientes palabras que Joshua logra enseñarle a su mujer habilina en el tiempo en que está.

Al volver todo parece ser nada más que un sueño, pero Joshua trae consigo una prueba contundente de su estancia en el pleistoceno.

Por otro lado la vida de John Monegal es sin duda interesante. John ha aprendido a hablar recién a los dos años, dada la falta de comunicación que existía entre él y su madre biológica (recordemos que la mujer era muda) y, aunque se siente aceptado por su familia adoptiva, cree que su lugar no es con ellos y que, de algún modo, el tenerlo en la familia es más bien un favor que le hacen. Incluso Jeanette, en un arranque de “creatividad” decide poner por escrito todo el trauma que ha significado para John el vivir prácticamente en sus sueños, lo que causa un distanciamiento entre ellos antes que John termine la secundaria.

Todo lo que parece irrelevante en un principio, tiene un propósito más adelante. Lo único que no me quedó claro, quizá debido a la traducción, es si Joshua además de ser un hombre de color, también sufre de enanismo. Se explica que es bajo en estatura, pero nunca se deja en claro qué condición posee, lo que influiría aún más en el desarraigo que siente el protagonista por su entorno.

Los invito realmente a darle una oportunidad a esta novela, creo que es uno de mis descubrimientos más apreciados de este año.

Sobre el autor:

Michael Bishop

Michael Lawson Bishop (12 de noviembre de 1945 en Lincoln (Nebraska)) es un escritor de ciencia ficción estadounidense, ganador de varios premios literarios. A lo largo de cuatro décadas y unos treinta libros, ha creado un cuerpo de trabajos que permanecen entre los más admirados en la literatura de ciencia ficción y fantasía modernas.

Bishop ha sido premiado con el Premio Nébula a la mejor novela, en 1982 por Sólo un enemigo: el tiempo, y con el Premio Nébula al mejor relato en 1981 por La vivificación. También recibió cuatro premios Locus y su obra ha sido nominada para varios premios Hugo. En julio de 2009 La pilarecibió el premio Shirley Jackson por el mejor relato de 2008.

En 1993 20th Century Fox seleccionó a su novela Turnos frágiles para una película, y adquirió los derechos en 1995.

Reseña: “La estrella” de Javi Araguz e Isabel Hierro

“La estrella” de Javi Araguz e Isabel Hierro

Los ojos del muchacho brillaron con intensidad, anunciando la inminente ruptura de la quietud. Lan sabía que tocar a un Caminante de La Estrella estaba prohibido, pero ahora ya no había vuelta atrás y sus destinos estaban irremediablemente unidos.
Hace siglos, una catástrofe convirtió el Linde en un lugar hostil; desde entonces, los supervivientes han aprendido a vivir aislados dentro de los límites seguros, pero a menudo el planeta cambia de forma y la gente se pierde para siempre. Tras un violento episodio, Lan, una valiente muchacha del Clan de Salvia, despierta en medio del desierto y es rescatada por su peor enemigo.

Opinión personal:

Me tardé bastante en terminar el libro, no porque no me gustara, ¿eh?, sino porque que soy una lectora de transporte público y hasta hace poco retomé mi vieja costumbre de leer en cama, así que avanzo lento. Pero creo que el leer a este ritmo también me ha ayudado a entenderlos mucho mejor y a saborearlos lentamente. En este caso mi primera impresión luego de terminar fue: ¡Quiero más!

Secuestrador, el otro protagonista de La Estrella.

Así es, La Estrella, de Javi Araguz e Isabel Hierro, un libro escrito a cuatro manos que cuenta la historia de Lan y un planeta casi al borde de la extinción. Lan es una chica de 16, que vive junto a su madre en Salvia, un pequeño clan dentro del Linde, que sufre las constantes embestidas de La Herida. Si luego de leer esto no entendieron ni un carajo, se los voy a explicar con manzanitas: así como lo entendí yo, esto es la tierra (con otros nombres y otras leyendas) luego de muuuuuchos años, de que las razas vivieran en perfecta armonía, y que la civilización ascendiera bastante en el camino evolutivo, y sin embargo su avance terminó por dañarla irreparablemente. Se suceden un sinnúmero de temblores y terremotos que, según su intensidad, hacen que  el planeta cambie su forma. Por eso, la gente de esta nueva tierra, del Linde, se establece en grupos pequeños, muy aislados unos de otros, en límites seguros, para no perderse en las constantes rupturas de La Quietud. ¿Se entiende más o menos? Ok.

Al inicio de la historia vemos a Lan intentar rescatar a un niño de su clan que se ha perdido en medio de una ruptura. Al dar con él, Lan cree que el hombre que está al lado del niño lo ha secuestrado. Este hombre es un Caminante, parte de un pueblo que carga con una maldición: si otro que no pertenezca a ellos lo toca, morirá. Así de simple y sencillo. A pesar de ello, Lan se enfrenta a él y rescata al chico para devolverlo a su madre. Los Caminantes son el único pueblo del Linde que, como su nombre lo dice, son capaces de hacer viajes entre pueblos ya que, según lo que popularmente se cree, tienen una especie de don o magia para guiarse.

Escena de “El fin de los tiempos” de M. Night Shyamalan

Lo que nunca me quedó claro, sin embargo, fueron los efectos de estas Partículas que salen cada vez que la Quietud se rompe. ¿A qué responde la locura al inhalarlas? Según el libro, si entras en contacto con ellas, tu cerebro se desconecta de alguna forma y terminas medio loco. Pero nunca se explica qué contienen estas partículas para que eso pase. Me recordó mucho a una película de M. Night Shyamalan, titulada en castellano como “El fin de los tiempos”, donde el polen que secretan las plantas y los árboles termina por desquiciar a la gente y atentar contra sus propias vidas. Pero es de esos argumentos que hasta el final repites una y otra vez… “bueno, ¿y por qué?” . Javi, Isabel, ¿habrá una real explicación a esta propiedad de las Partículas alguna vez?

Después de enterarse de que el Caminante que parecía haber secuestrado al niño salviano en realidad no tenía malas intenciones, Lan tendrá que trabajar con él, codo a codo, para restaurar la Quietud del planeta. Esto luego de muchas aventuras y viajes que deberán descubrir ustedes mismos.

Hace ya bastante que no leía una aventura tan entretenida como esta. No se compara eso sí a Maze Runner o The Hunger Games, para nada, pero sí diría yo que podría ser perfectamente una previa a este tipo de distopías. Tiene buen ritmo, una heroína para nada golpeable, divertida, decidida, un poco cabezota. Entretenida como personaje en general. Se disfruta bastante leerla. Por otro lado está el Caminante, también llamado Secuestrador, que en realidad es un joven misterioso de buen físico que atrae a Lan desde que lo ve. No, no es amor a primera vista, pero es de esos hombres que cuando los ves tú dices: “Hmm, algo tiene” y te lo quedas viendo para descifrar qué es. Ambos son los personajes más importantes y mejor desarrollados de la historia. Lo que lamento igual porque había buenos personajes secundarios pero potenciales en importancia, que sentí yo que no se desarrollaron bien. Nao, el amigo de Lan en Salvia, creo que es el único que alcanzó un cierto grado de desarrollo que hizo que sonriera para el final. Pero me pasó que con el resto no logré encariñarme mucho, ni entenderlos, ni nada por el estilo.

Lan, protagonista de La Estrella

El personaje del Secuestrador es en cambio bien interesante. Leí otros reviews donde decían que la relación que se da entre Lan y el Secuestrador es forzada y mala. Yo creo que no, que avanza conforme a la historia y recoge varias de mis sonrisas de camino al final. Pero sí me quedé con una sensación de vacío en cuanto a las reacciones en ciertas escenas. ¿A qué me refiero? Se intenta dar un mínimo de profundidad a escenas donde es necesaria, donde podrían haber planteado un sentimiento más grande de parte de la protagonista, pero se desarrollan muy rápido y una no alcanza a asimilarlas del todo. Lo juro, estuve a punto de llorar en una escena en particular (cofcofladelpadrecofcof), y de pronto todo termina y la protagonista ya está inmersa en otra cosa. Cerrar bien las escenas, eso creo que faltó.

El argumento de la novela apunta a un futuro que depende de nuestra conciencia sobre el planeta tierra, cómo podemos llegar a destruirlo y qué podría pasar si aún así sobreviviéramos. Mucho de ecología y conciencia social, lo que me pareció bastante interesante y destacable. Y de cómo la naturaleza, siempre sabia, nos dará las respuestas a esta problemática solo si sabemos entenderla.

En general me entretuve muchísimo. ¡Quiero más! Como dije antes. ¡No me pueden dejar con ese final tan abierto! Bue, abierto para mí, que me deja igual que Lan, con la esperanza de… (los que hayan leído el libro saben). La edición del texto y la portada son hermosas. Felicito a Viceversa Editorial por tamaño trabajo de producción, el booktrailer y todo lo que implicó la edición del libro. Realmente vale la pena.

Sobre los autores:

Javi Araguz

Antes de decidirse a escribir su primer libro, Javi Araguz ya había experimentado con el relato corto y el guion cinematográfico. Con dieciocho años empezó a escribir su primera novela, El mundo de Komori: La tierra de Alidra (2007), que terminó cinco años después. Tuvieron que pasar dos años más hasta que por fin viera la luz en España y América Latina. Le siguieron la segunda y tercera parte de la trilogía: El mundo de Komori: El príncipe de los Gatos (2008) y El mundo de Komori: La Guerra de los Vientos (2010); más tarde experimentó en Misterios subterráneos(2010) con el libro juego y con la escritura a cuatro manos en La Estrella (2011), junto a Isabel Hierro, novela finalista del I Premio As de Picas de literatura juvenil que se posicionó como una de las diez mejores de 2011 en el ranking del diario El Tiramilla y que ya se ha publicado en dos idiomas (español y portugués) en veintiún países.

En la actualidad trabaja en su próxima novela en solitario La letter rouge (?), y en nuevo proyecto con Isabel Hierro (título aún no desvelado), así como trata de llevar a cabo su primer largometraje como realizador. El autor combina la literatura con el diseño gráfico, la ilustración y el cine.

Isabel Hierro se considera, desde niña, adicta a la fantasía en todas sus vertientes: cinematográficas, literarias y artísticas. Su primera obra (“La Estrella”, escrita a cuatro manos con Javi Araguz y publicada en dos idiomas y veinte países) fue finalista de la primera edición del Premio de Literatura Juvenil As de Picas, organizado por Editorial Viceversa y PlayStation.

Isabel Hierro

Su preocupación por la explotación de los recursos naturales, la contaminación y la desertización se ve reflejada en “La Estrella”, novela que ha sido etiquetada como perteneciente al poco explorado género “greenpunk”.
En la actualidad trabaja en varios proyectos propios (tanto literarios como artísticos), además de la nueva saga juvenil en la que está trabajando, de nuevo, junto a Javi Araguz.

Fuentes: Wikipedia.org y Goodreads.com