Reseña: “Sirens” de Nia Belles

Estrella perdió a su madre siendo muy joven.
Salieron a nadar la víspera de su décimo cumpleaños y solo una de ellas regresó.
Estrella apareció sola, varada en la arena, en una barca repleta de lavanda —la flor favorita de su madre— y sin ningún recuerdo de ese día.
Al amanecer, la arrancaron de su hogar y de su tierra, mandándola a vivir con sus tíos a América.
Ahora ha cumplido dieciocho años y nada puede detenerla de hacer realidad su sueño, «regresar a la bella y verde Irlanda que la vio crecer».
Aunque ella no sabe que nada es lo que parece.
Lo que está por descubrir puede cambiar su vida para siempre.

Opinión personal:

La frase “No juzgue al libro por su portada” es muy cierta. Y aplica bastante en este caso.  Sirens, de la escritora española Nia Belles, me llamó siempre la atención por su portada, en colores azules, muy bonita, etc. Lo malo es cuando lo de adentro a ti no te parece tan bonito. Por lo general también creo que soy muy exigente con lo que leo, y lo que a unos les puede parecer una maravilla, a mí me parece un bodrio. No, en este caso la historia no llega a bodrio… para nada, sin embargo, queda muy al debe en varios aspectos.

La historia que nos cuenta Nia Belles, habla de una chica de dieciocho años llamada Estrella, que después de vivir por ocho años en Kansas, EUA, se muda a recuperar su pasado en la siempre verde Irlanda. Le han contado algo muy importante respecto a su madre (que murió cuando Estrella tenía diez, en un extraño accidente en el mar) y la muerte también de su padre. Se queda entonces en la que fuera su casa de niñez en el pueblo de Sirens y acepta el trabajo que le ofrecen en una tienda de recuerdos.

Y aquí comienza el camino pedregoso hacia la nada…

Sirens tiene una debilidad. A mi juicio no tiene un enganche seguro en las primeras páginas (lo de la madre y el viaje express a Irlanda no llamaron mi atención), y su lectura se hace pesada conforme avanza. El argumento pretende ser original al hablar de sirenas, y sin embargo, no vi sirenas de ningún tipo durante la primera parte de la novela, cosa que me tenía bastante hastiada. Si hubiera que definir Sirens por su primera parte, les aseguro que es solo una novela adolescente mal contada y ñoña, por cierto.

Contada en primera persona, como si se tratara de un diario de vida, Estrella casi no da cabida a los diálogos de otros personajes.  Y peor aún, se dedica a comentar detalles que de verdad a nadie le interesan.

“Debo decir que, llevando leído casi un 30% del libro, me siento como la jueza preguntándole al abogado defensor: “¡¿Por qué esto es relevante?!” O mejor dicho, como buscando una aguja en un pajar. En una inmensa montaña de paja.”

Esa es la sensación que experimenté durante toda la primera parte.

Los personajes que van apareciendo son bastante simples, arquetípicos, y sobre todo… HERMOSOS. ¡Señor, ¿qué habré hecho yo para merecer tamaño castigo?! En serio, ¿por qué las novelistas de ahora se empeñan en narrar personajes que parecen salidos de revistas de moda? ¿Desde cuándo un requisito para que tu personaje sea buen personaje es que se convierta en un Adonis? Y más, tomando en cuenta que las sirenas (salvo Ariel de Disney, que en realidad no cuenta porque… bueno, es Ariel) son criaturas mitológicas que en realidad encantaban por su voz y no por su apariencia física. ¡Hollywood, ¿qué has hecho con la literatura juvenil?!

En fin, fuera de ello, la narradora se empeña en contarnos las distintas variedades de verde que reflejan los ojos de Evel o las de azul (si mal no recuerdo) que tienen los ojos de Ulien, los focos amorosos de esta. Y se la pasan de celebración en celebración, intentando parecer patosa mientras todos le dicen que no, que es especial y bella. Like a Mary Sue.

Ya para la segunda parte de la historia, donde aparecen las sirenas, pensé que esta tomaría vuelo. Y sí, remonta un poco, los diálogos se vuelven más fluidos, y una se empieza a interesar por el tema.  Pero la narradora vuelve al tema de las fiestas, al de la descripción tediosa, donde ocupa al menos 2 páginas para describir lo fastuosa que es la casa de su amigo Ulien, y los sirvientes, y las paredes, las ventanas, la cocina, etc.

Hay desarrollo de la sociedad sirenense, sí. Pero queda muy en lo anecdótico, se plantea casi como si lo leyera una en una revista y dijeras: “Oh, qué entrete”. Nada más.

¿Y el clímax? Pues se parece bastante a lo que vi en la película The Host. (No, no he leído el libro). Me refiero a que el momento de la “batalla” es algo plano y precipitado, resuelto en un dos por tres, como si todo fuera fácil en la vida. Eso sí, Nia nos explica que las sirenas no son de guerras, por lo tanto sus conflictos los resuelven a través de la palabra. Ok, justifica un poco lo fácil del asunto.

Uno de los puntos débiles de Sirens es la forma en que Nia narra la historia.

Y como último tema a mencionar, aunque ya lo había tocado antes: es mejor hacer las cosas que decir que las haces. Hablar y hablar de que yo hice esto, fulanito hizo esto otro, sultanito dijo aquello… pero no dejar hablar a los personajes, fue un tema que creo que le juega en contra a Sirens. Podría haber fortalecido la historia el que el lector pudiera entender a los personajes más por sus diálogos que solo por lo que Estrella piensa o ve, de seguro eso le habría sumado puntos al relato.

No le das autonomía a los personajes, que en este caso son muchos, porque no hablan por su propia voz. Sí, es cierto, hay algunas partes en donde el diálogo fluye mejor, y eso lo agradecí bastante, porque ahí sentía que la cosa avanzaba. Pero luego se vuelve al tópico de antes y la trama aburre.

No la considero una mala historia, pero sí una que queda muy al debe en muchos aspectos. Creo que le hace falta equilibrio y otra manera de narrar, en mi opinión.

Calificación en Goodreads: 2/5

Sobre la autora: 

Me llamo Nia Belles, nací en Valencia un mes de Marzo, ¡por descontado soy Piscis!

Viví mi niñez y adolescencia en Canals. Y a los dieciocho años con las mismas ansias de independencia que la protagonista de Sirens me instalé en un pueblecito encantador de la Vall d’Albaida. Allí he residido hasta ahora con mi marido, mi hijo, dos gatos con sobrepeso y cinco hamsters.
Sirens es mi primera novela, y como no puedo ser breve en nada vendrá seguida de tres secuelas; cada una será autoconclusiva y se situará en un periodo de tiempo y lugar diferente saltando de Irlanda al Norte Este y Oeste de España. Dándonos a conocer a lo largo de cuatro volúmenes toda la crónica de Las Familias del Mar y la Llama.

Biografía en Letras de encuentro.

Anuncios

Un comentario en “Reseña: “Sirens” de Nia Belles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s